Conoce los peligros nutricionales del running

Correr
GETTY IMAGES / MARTIN-DM
Publicado 08/12/2018 8:48:32CET

MADRID, 8 Dic. (EDIZIONES) -

El running está de moda. Es la segunda modalidad deportiva en términos semanales más practicada por los españoles. Es saludable correr pero siempre hay que hacerlo con moderación y preparación. No nos podemos plantear correr una maratón en tres meses si nunca antes hemos corrido.

Running puede relacionarse tanto con las competiciones de atletismo como con la práctica recreacional de correr. Es un deporte de resistencia. "Dentro del running se incluyen una gran variedad de corredores conocidos como 'runners' y una gran variedad de pruebas y disciplinas: desde los 10 kilómetros, hasta las medias maratones, las maratones, las pruebas de larga distancia de hasta 100 millas y más, las pruebas de obstáculos y las carreras por montaña", afirma en una entrevista con Infosalus la dietista-nutricionista experta en deporte Belén Rodríguez, también corredora.

La también CEO de la Clínica Tu gestor de Salud para la Nutrición y el Deporte, y miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética, resalta que los beneficios para la salud que puede aportar correr de forma habitual son indiscutibles. "No obstante el 'boom' del running ha traído consigo también un aumento de lesiones deportivas y otros problemas de salud relacionados con la práctica de este deporte, que en muchos casos están relacionados con una hidratación o alimentación incorrecta", aclara.

Así, Rodríguez señala que desde el punto de vista nutricional 3 son los principales problemas a los que se enfrenta un corredor y que pueden debilitar su rendimiento deportivo y afectar a su propia salud:

1.- Agotamiento de reservas de glucógeno.

"Una ingesta programada de hidratos de carbono antes, durante y después de las competiciones y o entrenamientos ayudará a mantener las reservas de glucógeno y mejorar el rendimiento en pruebas de resistencia. Se trata de nuestro principal combustible en una maratón, en la que sobre todo se corre a una velocidad media importante. Si no aparecerá la conocida como pájara, que no es algo que debiera suceder normalmente, y ocurre porque estas reservas de glucógeno se agotan y no queda combsutible para soportar esa carrera".

2.- La deshidratación.

Destaca la importancia de hidratarse no sólo con agua sino con bebidas deportivas. Aunque la idea de beber cuando se tenga sed es la que actualmente está más aceptada, es necesaria la educación nutricional del deportista y una programación básica de la hidratación. "Hasta hace años se ha animado mucho al corredor a nivel médico de que se bebiera antes de tener sed, ya de por sí un signo de deshidratación. Hay que beber y preguntar a un experto cuáles son las pautas de hidratación más adecuadas. La idea de beber cuando se tenga sed siempre se tiene que tener pero siempre y cuando se haga a través de bebidas deportivas con una cantidad de sodio adecuada para lograr la hidratación óptima", señala.

Igualmente, llama la atención sobre evitar la hiponatremia asociada al ejercicio, debida principalmente a una excesiva pérdida de sodio por el sudor o a una ingesta excesiva de agua o de bebidas bajas en sodio. "La hiponatremia también puede asociarse a alteraciones renales, endocrinas o uso de medicamentos durante el ejercicio y puede llegar a producir edema cerebral o pulmonar, además de asociarse a mareos, náuseas, convulsiones, coma y hasta la muerte", alerta la experta en nutrición y deporte.

3.- Los problemas gastrointestinales asociados a las carreras de larga distancia.

"La carga genética, la falta de riego sanguíneo durante estos esfuerzos y los cambios en la digestión y tránsito intestinal son las principales causas. La ingesta nutricional pre y durante la competición también está relacionada con estos problemas. Hay que calcular por tanto la necesidad de hidratos de carbono que necesita el runner, para una maratón unos 60 gramos por hora", señala.

Por todo ello, Rodríguez afirma que a la hora de preparar una prueba deportiva como la maratón no sólo hay que trabajarla a nivel físico, sino también prepararla a nivel nutricional. "Correr es bueno y con moderación, y conviene acudir siempre a un especialista en la materia, porque no todas las recomendaciones son válidas para todas las personas", subraya la especialista de Tu Gestor de Salud.

Esta corredora también aconseja a quien se enganche al running y a pruebas de larga duración que, aparte de consultar a un experto en nutrición deportiva, o incluso a un entrenador para su preparación física, se realicen un reconocimiento médico completo con prueba de esfuerzo para evitar riesgos en la carrera.