Un componente de los procesados podría tener efectos en el desarrollo neuronal del feto

Publicado 20/06/2019 18:37:51CET
PIXABAY - Archivo

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la University of Central Florida (Estados Unidos) han demostrado que los altos niveles de ácido propiónico (PPA), utilizado para aumentar la vida útil de los alimentos envasados y, por ejemplo, inhibir el moho en el queso procesado comercialmente y el pan, reducen el desarrollo de neuronas en el cerebro de los fetos.

En su trabajo, publicado en la revista 'Scientific Reports', estos científicos han identificado los cambios moleculares que ocurren cuando las células madre neuronales están expuestas a altos niveles del PPA. El trabajo comenzó después de que algunos informes mostraran que los niños autistas a menudo sufren de problemas gástricos como el síndrome del intestino irritable.

"Los estudios han mostrado un nivel más alto de PPA en las muestras de heces de niños con autismo y el microbioma intestinal en los niños autistas es diferente. Quería saber cuál era la causa subyacente", explica uno de los autores de la investigación, Saleh Naser.

En el laboratorio, los científicos encontraron que la exposición de las células madre neurales a un exceso de PPA daña las células cerebrales de varias maneras. Primero, el ácido interrumpe el equilibrio natural entre las células cerebrales al reducir el número de neuronas y la sobreproducción de células gliales. Mientras que las células gliales ayudan a desarrollar y proteger la función neuronal, demasiadas células glía perturban la conectividad entre neuronas. También causan inflamación, lo cual se ha evidencado en cerebros de niños autistas.

Las cantidades excesivas de ácido también acortan y dañan las vías que las neuronas usan para comunicarse con el resto del cuerpo. La combinación de neuronas reducidas y vías dañadas impide la capacidad del cerebro para comunicarse, lo que resulta en comportamientos que a menudo se encuentran en niños con autismo, incluyendo comportamiento repetitivo, problemas de movilidad e incapacidad para interactuar con otros.

Los científicos puntualizan que es necesario realizar más investigaciones antes de sacar conclusiones clínicas. El equipo intentará validar sus hallazgos en modelos de ratones viendo si una dieta materna alta en PPA causa autismo en ratones genéticamente predispuestos a la enfermedad.

Contador