Comer cacahuetes tras la inmunoterapia puede extender los beneficios del tratamiento para la alergia

Cacahuetes
FLICKR/DANIELLA SEGURA - Archivo
Publicado 26/02/2019 14:56:49CET

   MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Comer pequeñas cantidades de cacahuetes después de la inmunoterapia oral (OIT) o la inmunoterapia sublingual (SLIT) puede extender los beneficios del tratamiento para la alergia, según las primeras conclusiones de un estudio observacional de varios años realizado por investigadores de la School of Medicine de la Universidad de Carolina del Norte en EEUU.

   El estudio, que ha sido dirigido por el doctor Edwin Kim y presentado en la conferencia anual de la Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (AAAAI) en San Francisco, siguió a 55 personas que habían completado los ensayos de inmunoterapia con cacahuetes OIT o SLIT y estaban insensibilizados entre 300 mg y 5.000 mg de cacahuete, con 300 mg representando un grano de cacahuete.

   La desensibilización aumenta la cantidad de cacahuetes que se necesita para causar una reacción alérgica, lo que disminuye la probabilidad de una reacción severa causada por la exposición accidental al cacahuete.

   "La gente solo quiere saber que está protegida. No necesariamente quieren comer grandes cantidades de su alérgeno, solo quieren un nivel de seguridad de que si un cocinero del restaurante comete un error o una etiqueta de los alimentos está mal, no tendrán una reacción alérgica grave", ha señalado Kim, profesor asistente de medicina y pediatría en la Escuela de Medicina de la UNC y director de la Iniciativa de Alergia Alimentaria de la UNC.

   Después de completar su ensayo de inmunoterapia, se alentó a los participantes a introducir alimentos que contenían maní en sus dietas con un objetivo de aproximadamente 300 mg de cacahuete cada día. Como parte de su seguimiento a largo plazo, se pidió a los participantes que informaran cuánto comían, con qué frecuencia lo comían y cómo se sentían después.

   La mayoría de los participantes continuaron comiendo cacahuetes a diario durante hasta ocho años después de completar la inmunoterapia. Entre los que aún comen maní, la cantidad media de consumo diario fue de 600 mg. No se informaron reacciones por ingestión accidental de los 55 participantes, pero diez personas informaron reacciones alérgicas a los alimentos diarios a base de maní que introdujeron en su dieta.

   La mayoría de las reacciones fueron leves y tratadas con antihistamínicos; sin embargo, tres reacciones requirieron epinefrina y dos requirieron un estimulador muscular eléctrico EMS. Aunque estas reacciones más importantes fueron poco frecuentes, es un recordatorio de que la incorporación de cacahuetes en la dieta solo debe hacerse bajo la guía de alergólogo.

   "Una de las grandes preguntas que hay ahora es, '¿cómo se ve la vida después de la inmunoterapia?'. Eso es lo que intentábamos responder con esta investigación, y parece que comer estas pequeñas cantidades de maní es seguro, puede mejorar la calidad de vida y puede ayudar a mantener la desensibilización", ha señalado Kim.

   No obstante, el investigador ha señalado que es necesario realizar más estudios longitudinales, pero él y sus colegas tienen la esperanza de que esta investigación se pueda aplicar a otros tipos de alergias alimentarias.

Contador