El cerebro nos recompensa dos veces por la comida: al comer y cuando los alimentos llegan al estómago

Pareja comiendo uvas
LOS FLAVONOIDES PUEDEN RETRASAR EL DETERIORO DE LA
Publicado 28/12/2018 7:31:32CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Sabemos que una buena comida puede estimular la liberación de dopamina, una hormona del bienestar, y ahora un estudio en humanos del Instituto Max Planck para la Investigación del Metabolismo, en Alemania, sugiere que la liberación de dopamina en el cerebro ocurre en dos momentos diferentes: en el momento en que se ingiere la comida y una vez que llega al estómago, como se detalla en un artículo sobre este trabajo publicado este jueves en la revista 'Cell Metabolism'.

"Con la ayuda de una nueva técnica de tomografía por emisión de positrones (PET) que desarrollamos, no solo pudimos encontrar los dos picos de liberación de dopamina, sino que también logramos identificar las regiones específicas del cerebro que estaban asociadas con estas liberaciones", dice el autor Marc Tittgemeyer, jefe del Grupo de Neurocircuitería Traslacional del Instituto. "Mientras que la primera liberación ocurrió en regiones cerebrales asociadas con la recompensa y la percepción sensorial, la liberación post-ingesta involucró a regiones adicionales relacionadas con funciones cognitivas superiores", concreta.

En el estudio, 12 voluntarios sanos recibieron un sabroso batido o una solución sin sabor mientras se registraron los datos a través de PET. Curiosamente, el antojo o el deseo por el batido se relacionó proporcionalmente con la cantidad de dopamina liberada en determinadas áreas del cerebro en la primera degustación. Pero cuanto mayor es el deseo, menos dopamina post-ingesta se libera.

"Por un lado, la liberación de dopamina refleja nuestro deseo subjetivo de consumir un alimento. Por otro lado, nuestro deseo parece suprimir la liberación de dopamina inducida por el intestino", argumenta Heiko Backes, líder del grupo de Imágenes Multimodales del Metabolismo Cerebral en el Instituto y coprimer autor en el estudio con Sharmili Edwin Thanarajah.

La supresión de la liberación inducida por el intestino podría causar la sobrealimentación de alimentos altamente deseados. "Continuamos comiendo hasta que se libera suficiente dopamina", dice Backes, pero agrega que esta hipótesis aún no se ha probado en estudios posteriores. Los experimentos anteriores han demostrado la liberación de dopamina inducida por el intestino en roedores, pero esta es la primera vez que se muestra en humanos, según los autores del trabajo.

Contador