Publicado 29/06/2020 08:26CET

Bebidas isotónicas durante el entrenamiento: ¿sí o no?

Pareja entrenando con una bebida deportiva. Bebida isotónica.
Pareja entrenando con una bebida deportiva. Bebida isotónica. - FRANCESCOCORTICCHIA / FRANCESCOCORTICCHIA

   MADRID, 29 Jun. (EDIZIONES) -

   Mientras hacemos deporte es fundamental el hidratarnos. Si vamos a hacer un entrenamiento normal, de cerca de una hora, con que bebamos agua es suficiente. Otra cosa diferente es que vayamos a realizar una prueba de iron man, crossfit o un trail de montaña en verano.

   En estos casos sí están indicadas las bebidas isotónicas, bebidas que además de agua, contienen pequeñas cantidades de sales minerales como el sodio (sal o bicarbonato), potasio y otros minerales variables en función de la marca, como puede ser el magnesio.

   Así lo afirma la dietista-nutricionista Virginia Gómez en 'Dietista Enfurecida' (Zenith), su nuevo libro en el que explica que estas bebidas suelen contener entre 6 y 9 gramos por cada 100 mililitros de azúcares simples (azúcar, glucosa, por ejemplo).

   Es más, especifica que en un entrenamiento en condiciones climatológicas duras (mucho calor y mucha actividad física) la cantidad que debemos beber oscila entre los 100 y los 150 mililitros cada 15-30 minutos (un vaso de agua son 250 mililitros). Además, la dietista-nutricionista precisa que la temperatura de la bebida ideal debe situarse entre los 10 y los 15 grados.

   En el caso de que la temperatura ambiente sea muy elevada se debe aumentar la ingesta de agua, según aconseja Gómez, a la vez que considera que se debe incrementar la cantidad de sodio en la bebida a 0,7-1,2 gramos por litro. Para ello, reconoce que lo idóneo es leer las etiquetas de las bebidas e identificar cuál es la que nos conviene mejor en cada caso (1 gramo de sal contiene 0,4 gramos de sodio).

   Pero, ¿por qué debemos beber durante la práctica deportiva? Según explica la Sociedad Española de Ciencias de la Alimentación (SEDCA) es necesario para hacer frente al aumento de la temperatura producido por la realización de ejercicio físico, ya que el organismo atempera el cuerpo mediante el sudor.

   "En ese sudor se elimina agua y sodio principalmente, por ello que es necesario el uso de bebidas isotónicas cuando la sudoración sea importante (en ejercicios prolongados, alta humedad relativa, temperatura ambiental elevada, entre otros factores). Además de reponer electrolitos como el sodio y la rehidratación, la bebida isotónica también aporta energía, ayudando a mantener una glucemia adecuada y atrasando el agotamiento muscular; todo ello mejorando el rendimiento deportivo", defiende la entidad científica.

   En concreto, destaca que las bebidas isotónicas son bebidas no alcohólicas destinadas a la hidratación y rehidratación de deportistas, cuya característica principal es que tienen una osmolaridad similar a la del plasma sanguíneo (200-330 mOsm/L): "Para que una bebida sea considerada isotónica debe tener una concentración de Hidratos de Carbono entre el 6 y el 9 % y una cantidad de Sodio en torno 0,4 y 0,7 g/L".

   En este sentido, la SEDCA llama la atención sobre el hecho de que muchas bebidas que se autoproclaman isotónicas no lo son, y conllevan a la confusión entre los consumidores. "Por eso es muy importante que a la hora de elegir una bebida isotónica tengamos los conocimientos suficientes para distinguir las que son de las que no lo son (muchas apenas llegan al 4% de hidratos de carbono)", mantiene.

   Para realizar la bebida isotónica casera la 'dietista enfurecida' recomienda por su parte diluir en un litro de agua dos cucharadas soperas y media de azúcar o de miel, la puntita de una cucharadita de postre de sal, media cucharadita de bicarbonato de sodio, y el zumo de dos limones o naranjas.

REPRESENTAN UN EXTRA DE AZÚCAR

   Mientras, en una entrevista con Infosalus, la licenciada en Nutrición y Dietética y máster en Nutrición Deportiva por la Escuela del Real Madrid, Estefanía Fernández, subraya que las bebidas isotónicas están recomendadas en personas que practican deportes de resistencia, como correr, ciclismo, triatlón etc, mientras que para el resto de personas que practican deporte de forma normal no lo son porque representan un extra de azúcar y de electrolitos no necesarios, dado que estas personas no tienen una pérdida de líquido tan elevada como una persona que hace una maratón o media maratón, para quienes sí que es necesario.

   Sobre cuánta agua beber durante la práctica deportiva, la también coach nutricional subraya, con motivo de la publicación de 'Entrena tu Alimentación' (Vergara), que lo recomendable es según la tolerancia de cada persona, ya que algunas no pueden beber mientras realizan deporte.