Publicado 13/01/2021 08:02CET

Beber todos los días, aunque sea de forma moderada, tiene consecuencias

Personas mayores en una reunión de amigos.
Personas mayores en una reunión de amigos. - GETTY IMAGES / RYANJLANE - Archivo

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre casi 108.000 personas ha encontrado que quienes que beben regularmente una cantidad modesta de alcohol tienen un mayor riesgo de fibrilación auricular, una afección en la que el corazón late a un ritmo anormal.

El estudio, publicado en el European Heart Journal, encontró que, en comparación con no beber nada de alcohol, solo una bebida alcohólica al día se relacionó con un aumento del 16% en el riesgo de fibrilación auricular sobre un promedio (mediana) de tiempo de seguimiento de casi 14 años.

Esto significa que si bien cuatro abstemios de cada 100 podrían desarrollar fibrilación auricular durante el período del estudio, cinco de cada 100 podrían desarrollar la afección si consumieran alcohol comenzando con un poco más de una bebida alcohólica a la semana y más del 75% de ellos consumieran hasta una bebida al día.

Los investigadores clasificaron una bebida alcohólica como que contiene 12 g de etanol, que es el equivalente a un vaso pequeño (120 ml) de vino, una cerveza pequeña (330 ml) o 40 ml de licor.

Es bien sabido que las personas que beben mucho alcohol con regularidad tienen un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, y la insuficiencia cardíaca puede aumentar la incidencia de fibrilación auricular.

Varios estudios han demostrado un riesgo ligeramente mayor de problemas cardíacos para las personas que nunca beben alcohol; a menudo muestran que este riesgo se reduce para las personas que beben una cantidad modesta, y luego aumenta drásticamente cuanto más alcohol se consume, creando una forma de "J" en los gráficos. Hasta ahora, no estaba claro si este también era el caso de la fibrilación auricular.

Sin embargo, en el estudio actual dirigido por la profesora Renate Schnabel, cardióloga consultora del Centro Vascular y Cardíaco de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf (Alemania), los investigadores encontraron que, aunque las dosis bajas de alcohol se asociaron con un riesgo reducido de insuficiencia cardíaca en comparación con los abstemios, no se observó una reducción similar en forma de 'J' en el riesgo de fibrilación auricular. Esto sugiere que el aumento del riesgo de fibrilación auricular entre las personas que beben pequeñas cantidades de alcohol no fue provocado por insuficiencia cardíaca.

El profesor Schnabel resalta que, "hasta donde sabemos, este es el estudio más grande sobre el consumo de alcohol y la incidencia a largo plazo de fibrilación auricular en la comunidad. Los estudios anteriores no han tenido suficiente poder para examinar esta cuestión, aunque han podido mostrar un relación entre la ingesta de alcohol y otros problemas cardíacos y de los vasos sanguíneos, como ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca. En nuestro estudio, ahora podemos demostrar que incluso un consumo regular muy bajo de alcohol puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular".

"Estos hallazgos son importantes ya que el consumo regular de alcohol, el 'un vaso de vino al día' para proteger el corazón como a menudo se recomienda, por ejemplo, en la prensa no especializada, probablemente ya no debería sugerirse sin equilibrar los riesgos y los posibles beneficios para todas las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, incluida la fibrilación auricular", advierten.

Los investigadores analizaron información sobre 107.845 personas que participaron en cinco estudios comunitarios en Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Italia. Los participantes se sometieron a exámenes médicos en el momento en que se incorporaron a los estudios entre 1982 y 2010 y proporcionaron información sobre sus antecedentes médicos, estilos de vida (incluido el consumo de alcohol y tabaco), niveles de empleo y educación. Un total de 100.092 participantes no tenían fibrilación auricular cuando se inscribieron y su edad promedio era de casi 48 años (rango 24-97 años).

Durante el período medio de seguimiento de casi 14 años, 5.854 personas desarrollaron fibrilación auricular. Las asociaciones entre el consumo de alcohol y el riesgo de fibrilación auricular fueron similares para todos los tipos de bebidas alcohólicas y para hombres y mujeres.

Además del 16% más de riesgo de fibrilación auricular en comparación con los abstemios observados en personas que consumían solo una bebida alcohólica al día, los investigadores encontraron que el riesgo aumentaba con el aumento de la ingesta de alcohol. Hasta dos tragos al día se asoció con un 28% más de riesgo y esto subió al 47% para aquellos que consumieron más de cuatro.

Se desconocen los mecanismos exactos por los cuales cantidades modestas de alcohol podrían desencadenar la fibrilación auricular. Los estudios han demostrado que beber en exceso durante un período corto de tiempo puede desencadenar el 'síndrome del corazón de vacaciones' en algunas personas, y en algunos pacientes con fibrilación auricular, pequeñas cantidades de alcohol pueden desencadenar episodios de arritmia.

Contador