Cómo aumentar un 20% los niños que comen verdura: un patrón alimentario del H. Sant Joan de Déu lo consigue

El consultor senior del Hospital Sant Joan de Déu Jaume Pérez, la dietista-nutricionista Mireia Terme, el jefe del Servicio de Gastroenterologia, Hepatología y Nutrición del SJD, Javier Martín, y la dietista-nutricionista Dámaris Martínez
El consultor senior del Hospital Sant Joan de Déu Jaume Pérez, la dietista-nutricionista Mireia Terme, el jefe del Servicio de Gastroenterologia, Hepatología y Nutrición del SJD, Javier Martín, y la dietista-nutricionista Dámaris Martínez - EUROPA PRESS
Publicado: lunes, 27 mayo 2024 15:38

   El Nutriplato es una herramienta desarrollada por el hospital y Nestlé

   ESPLUGUES DE LLOBREGAT (BARCELONA), 27 May. (EUROPA PRESS) -

   El Hospital Sant Joan de Déu (SJD) en Barcelona ha realizado un estudio sobre el 'Programa de intervención nutricional con Nutriplato', desarrollado con el apoyo de Nestlé, que ha aumentado en un 20% los niños que comen verdura dos veces al día de forma regular.

   El SJD ha informado este lunes en rueda de prensa sobre los resultados del programa, que pretende mejorar los hábitos alimentarios de la población de 3 a 12 años a partir de un seguimiento médico de 12 meses y en el que han participado 1.000 niños y niñas, el 53% de ellos acabaron comiendo verdura diariamente, frente al 32% que lo hacía antes.

   El consultor senior del Hospital Sant Joan de Déu Jaume Pérez ha explicado que el estudio demuestra que una intervención reglada mejora el peso y los hábitos nutricionales de la población infantil y ha agradecido a Nestlé su colaboración en el proyecto.

   Pérez ha recalcado la importancia del programa advertiendo la obesidad tiene una afectación "mucho mayor" en familias de con estatutos económico deprimido y que se espera que la obesidad afecte al 50% de la población en 2035.

CAPACITACIÓN DE LAS FAMILIAS

   El jefe del Servicio de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del hospital, Javier Martín, ha añadido que la obesidad se relaciona con el desarrollo de otras patologías crónicas, como la hipertensión, la enfermedad cardiovascular y la esteatosis hepática.

   Martín ha afirmado que el programa se centra en "una educación, en una capacitación de las familias para conocer qué dieta es la más adecuada" y en un seguimiento especializado para aconsejar y comprobar si los hábitos nutricionales se consolidan o no.

SEGUIMIENTO ESPECIALIZADO

   La dietista-nutricionista del hospital Mireia Terme ha precisado que el seguimiento de los participantes ha consistido en realizar de 3 a 5 visitas, en las que recogían datos antropométricos (peso, talla), de la composición corporal y de hábitos alimentarios, así como un control telefónico y un taller práctico.

   El programa fomenta el uso del Nutriplato, una herramienta inspirada en el Plato de Harvard y desarrollada por SJD y Nestlé adaptándola a la dieta mediterránea, que consiste en plato tamaño real que marca las proporciones adecuadas de los grupos de alimentos que deberían estar presentes en la comida y la cena.

   Terme ha explicado que la recomendación general sería que la mitad del plato fuese a base de verduras y hortalizas, una cuarta parte estuviera ocupada por proteína y el otro cuarto del plato por cereales integrales y tubérculos, incorporando la fruta como postre, el aceite de oliva para cocinar y el agua como bebida.

MEJORA DEL PESO

   También ha destacado que, en el estudio, han observado que "los niños con sobrepeso u obesidad que mejoraron el peso en relación con la altura, disminuyeron su índice de masa grasa a la vez que aumentaron la masa muscular".

   Por su parte, la dietista-nutricionista del SJD Dámaris Martínez ha insistido en que, según llos datos del índice de masa corporal (IMC), el 43,5% de los participantes que iniciaron el programa con sobrepeso u obesidad mejoraron su peso en relación con la altura al finalizar el estudio.

   Martínez ha concretado que el 25% de los niños con sobrepeso acabaron las sesiones "con un peso normal" y que, de los que empezaron el programa con obesidad, el 15% pasó a sobrepeso y el 3% finalizó el seguimiento con el peso adecuado a su talla y edad.

   Ha dicho que, además de incrementar el consumo de verdura, el programa favoreció el aumento del consumo de legumbres, frutos secos, pescado, cereales integradas y aceite de oliva virgen extra.

EL CONSUMO DE FRUTA, "ASIGNATURA PENDIENTE"

   Los autores del estudio señalan la ingesta de tres raciones diarias de fruta como "una asignatura pendiente", ya que el 35% de los participantes acaba el programa comiendo dos raciones al día, frente al 27% que lo hacía en la primera visita.

   Martínez ha concluido afirmando que el programa ha alcanzado los objetivos principales: mejorar los hábitos alimentarios, potenciar la práctica de la dieta mediterránea y prevenir y revertir la aparición de sobrepeso u obesidad.

Contador