Publicado 28/10/2020 07:14CET

Asocian la ingesta alta de vitamina A, E y D a menos problemas respiratorios

Suplementos nutricionales
Suplementos nutricionales - PIXABAY / BRU-NO - Archivo

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Una ingesta alta de vitamina A, E y D puede estar relacionada con menos problemas respiratorios en adultos, según un análisis de datos de encuestas a largo plazo representativos a nivel nacional en Reino Unido, publicados en línea en la revista 'BMJ Nutrition Prevention & Health'.

   Los hallazgos, según sus autores, justifican más estudios entre diferentes grupos étnicos y geografías en vista de la actual pandemia de coronavirus.

   La nutrición tiene un papel clave en la reducción del riesgo de varias infecciones, aunque la forma exacta en que estimula la inmunidad es compleja y no se comprende completamente. Ya se ha considerado que las vitaminas A, E, C y D ayudan al funcionamiento normal del sistema inmunológico en la Unión Europea, y la Asociación Estadounidense de Nutrición sugiere que estas vitaminas también pueden ayudar a prevenir infecciones respiratorias.

   Los investigadores querían explorar si la ingesta de estas vitaminas tanto de la dieta como de los suplementos podría estar relacionada con la prevalencia de problemas respiratorios en una muestra representativa a nivel nacional de adultos del Reino Unido.

   Se basaron en la información proporcionada por 6.115 participantes adultos en el Programa Continuo de la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición 2008-2016 (NDNS RP) que habían completado tres o más días de diarios de dieta. El NDNS RP es una encuesta continua que recopila información anualmente sobre todos los alimentos y bebidas consumidos de alrededor de 1.000 personas seleccionadas al azar que viven en hogares privados en todo el Reino Unido.

   Los participantes informaron quejas respiratorias y no habían sido diagnosticadas por un médico. Se definieron de manera amplia e incluyeron afecciones infecciosas y no infecciosas, como resfriados, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y asma.

   Los investigadores observaron solo la ingesta dietética (exposición continua) y la de la dieta y los suplementos (exposición binaria), lo que representa factores potencialmente influyentes, como la edad, el sexo, el peso (IMC), el tabaquismo, los ingresos familiares y la ingesta total de energía.

   En total, hubo 33 casos de problemas respiratorios. Estos encuestados eran generalmente mayores y menos propensos a decir que tomaban regularmente suplementos de vitaminas A, E, C o D.

   No hubo una asociación obvia entre el IMC y la ingesta de vitaminas, o entre el IMC y las molestias respiratorias. Y no fue posible determinar ninguna asociación con los suplementos de vitamina C, ya que ninguno de los adultos con problemas respiratorios dijo que los tomaba.

   Pero la ingesta de vitamina A y E tanto de la dieta como de los suplementos se asoció con una menor prevalencia de problemas respiratorios en los adultos del Reino Unido. Las principales fuentes dietéticas de vitamina A incluyen el hígado, la leche entera y el queso, así como las zanahorias, las verduras de hoja verde oscuro y las frutas de color naranja. Las principales fuentes dietéticas de vitamina E incluyen aceites vegetales, nueces y semillas.

   Y la ingesta de vitamina D de los suplementos, pero no de la dieta, se asoció con menos problemas respiratorios, lo que llevó a los investigadores a sugerir que los hallazgos se suman al debate científico actual sobre el valor de los suplementos de vitamina D.

   "Se estima que alrededor de una quinta parte de la población general en el Reino Unido tiene niveles bajos de vitamina D, y más del 30% de los adultos mayores de 65 años o más no alcanzan la ingesta de nutrientes recomendada", escriben.

   "Nuestros hallazgos son consistentes con la hipótesis de que la suplementación es fundamental para asegurar que se mantenga el estado adecuado de vitamina D y potencialmente indican que la ingesta de vitamina D por sí sola no puede ayudar a mantener el estado adecuado de vitamina D", añaden.

   Al tratarse de un estudio observacional no puede establecer una causa, además de que el número de quejas respiratorias fue pequeño, lo que significa que no se pueden hacer inferencias con respecto a la pandemia de coronavirus, advierten los investigadores.

   "Se requieren más investigaciones para evaluar las implicaciones del estudio actual en el contexto de la pandemia actual de la enfermedad por coronavirus de 2019 utilizando datos de cohortes longitudinales", sugieren.

   "Nuestro estudio también destaca la necesidad de una mayor recopilación de datos sobre la nutrición y los trastornos respiratorios para cubrir áreas geográficas más amplias y grupos de alto riesgo, incluido un enfoque en otras etnias", añaden.

   Shane McAuliffe, líder de comunicaciones científicas del grupo de trabajo NNEdPro Nutrition & COVID-19, apunta que, "si bien reconoce las limitaciones de estos datos, se suma a un creciente cuerpo de interés y evidencia del papel de la vitamina D en la salud respiratoria".

   "Dado nuestro conocimiento del alcance de la deficiencia de vitamina D en la población, equilibrado con el bajo costo y el bajo riesgo de eventos adversos, parece sensato proporcionar suplementos de esta vitamina clave, particularmente a aquellos con más probabilidades de tener deficiencia", concluyen.

   La profesora Sumantra Ray, directora ejecutiva del NNEdPro Global Center for Nutrition & Health en Cambridge y profesora invitada de salud pública en el Imperial College de Londres, agregó: 'Los datos representativos a nivel nacional continúan recordándonos que las deficiencias de micronutrientes están lejos de ser cosa del pasado, incluso en países de ingresos más altos como el Reino Unido, y esta tendencia se refleja en fuentes de datos globales comparables de países de menores recursos con aquellos con sistemas de salud avanzados.

   "A pesar de esto, las deficiencias de micronutrientes a menudo se pasan por alto como un factor clave que contribuye a la carga de la desnutrición y la mala salud, presentando una capa adicional de desafío durante la pandemia de Covid-19".