Analizan las reducciones del consumo de azúcar tras el impuesto a los refrescos en Reino Unido

Archivo - Refrescos
Archivo - Refrescos - FLICKER/ XAVI TALLEDA - Archivo
Publicado: jueves, 11 julio 2024 7:07

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ingesta diaria de azúcar se redujo en alrededor de 5 g en los niños y en alrededor de 11 g en los adultos en los 12 meses siguientes a la introducción del "impuesto al azúcar" en el Reino Unido, formalmente conocido como el Impuesto a la Industria de los Refrescos, según un análisis de 11 años de datos de diversas encuestas, publicado en el 'Journal of Epidemiology & Community Health' por Nina Trivedy Rogers, de la Unidad de Epidemiología del MRC, de la Facultad de Medicina Clínica de la Universidad de Cambridge en Reino Unido.

Según las estimaciones, el azúcar de los refrescos por sí solo representa más de la mitad de ese total. Sin embargo, la ingesta energética diaria total procedente de los azúcares libres sigue siendo superior a la recomendación actualizada de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 5% (equivalente a 30 g/día para los adultos, 24 g para los niños de 7 a 10 años y 19 g para los de 4 a 6 años), señalan los investigadores.

Cada vez hay más pruebas que implican que el consumo de bebidas azucaradas, que son una fuente importante de azúcares libres en la dieta, especialmente entre los niños, aumenta el riesgo de aumento de peso, diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca coronaria y muerte prematura. Hasta la fecha, más de 50 países han introducido un impuesto al azúcar en los refrescos con el objetivo de persuadir a los fabricantes para que reformulen sus productos. El Reino Unido lo hizo en 2018. Si bien la evidencia sugiere que la ingesta de azúcar derivada de estas bebidas disminuyó en el año siguiente a su introducción, no está claro si se sustituyeron por otras fuentes de azúcar en la dieta.

Para evaluar el impacto del impuesto sobre la ingesta total de azúcar, los investigadores se basaron en 11 años de respuestas (2008-2019) a la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición del Reino Unido, que es representativa a nivel nacional y que recopila información sobre el consumo de alimentos, la nutrición y la ingesta de nutrientes dentro y fuera del hogar de 500 adultos y 500 niños durante un período de 4 días.

Los investigadores analizaron particularmente los cambios absolutos y relativos en la ingesta total de azúcares libres en la dieta de todos los alimentos y bebidas gaseosas combinadas y de las bebidas gaseosas solas, incluyendo bebidas gaseosas enteras y bajas en calorías; leche semidescremada, entera y descremada; jugo de fruta; y otras bebidas lácteas y crema.

La ingesta de proteínas se utilizó como parámetro de comparación porque, aunque no está sujeta a un impuesto, aún así podría verse afectada por factores influyentes como el aumento de los precios de los alimentos, dicen los investigadores.

Los resultados se basan en información de 7999 adultos y 7656 niños, y los cambios estimados en el consumo de azúcar gratuito se basan en el período de enero a marzo de 2019 y se comparan con lo que se esperaría si no se hubiera anunciado e implementado ningún impuesto al azúcar.

En el período posterior al anuncio del impuesto al azúcar en 2016, los azúcares gratuitos consumidos en todos los refrescos se redujeron más o menos a la mitad entre los niños y cayeron un tercio entre los adultos, en comparación con el período anterior al anuncio.

Teniendo en cuenta las tendencias anteriores en el consumo de azúcar libre, las respuestas de la encuesta indicaron que un año después de que el impuesto al azúcar en el Reino Unido entrara en vigor, los niños redujeron aún más su consumo de azúcar libre de alimentos y bebidas combinados en alrededor de 5 g/día (reducción relativa del 10%) y los adultos en alrededor de 11 g/día (reducción relativa del 20%).

Más de la mitad de este total procedía únicamente de refrescos, lo que representaba unos 3 g/día (reducción relativa del 23,5 %) en los niños y unos 5 g/día (reducción relativa de poco menos del 40,5 %) en los adultos. La ingesta de proteínas se mantuvo estable en todos los casos, tanto en niños como en adultos.

"En los niños, una reducción diaria de 4,8 g de azúcar equivale aproximadamente a 19,2 kilocalorías de una ingesta diaria aproximada de 2000 kilocalorías, lo que equivale aproximadamente a una reducción del 1% en la ingesta energética", señalan los investigadores.

La ingesta de energía proveniente de azúcares libres como proporción de la energía total consumida no cambió significativamente después de la introducción del impuesto, lo que indica que la ingesta de energía proveniente de azúcar libre se estaba reduciendo al mismo tiempo que la ingesta total de energía y sugiere que las personas no cambiaron sustancialmente sus dietas sustituyendo más alimentos y bebidas azucarados, dicen los investigadores.

No fue posible estudiar diferentes grupos de edad debido al número limitado de participantes, pero las caídas en los niveles de azúcar en alimentos y bebidas pueden haber afectado a los diferentes grupos de edad de manera diferente, comentan los investigadores.

Por ejemplo, la mayor fuente de azúcares libres en los niños de 4 a 10 años son los cereales y los productos a base de cereales, seguidos de los refrescos y los zumos de fruta. En el caso de los niños de 11 a 18 años, los refrescos son la principal fuente (29%). En el caso de los adultos, la mayor fuente de azúcares libres es el azúcar, las conservas y los dulces, seguidos de las bebidas no alcohólicas, explican.

La caída del consumo de azúcares libres observada en toda la dieta, en lugar de sólo en los refrescos, sugiere que el consumo de azúcar libre procedente de los alimentos también estaba disminuyendo desde 2008, añaden. Esto podría deberse a las señales de salud pública posteriores al anuncio, sugieren.

Contador