Los riesgos cardiovasculares de un embarazo tardío

Embarazo, embarazada
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ALUXUM
Publicado 02/10/2018 8:25:33CET

   MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Retrasar el embarazo puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular tanto en mujeres como en sus hijos, y los niños registran mayor riesgo de contraer enfermedades, según un nuevo estudio. Investigadores de la Universidad de Alberta, en Canadá, presentarán este lunes sus hallazgos en la Conferencia de la Sociedad Americana de Fisiología (APS, por sus siglas en inglés) sobre Enfermedades Cardiovasculares, Renales y Metabólicas: Implicaciones Sexuales Específicas para la Fisiología, que se celebra en Knoxville, Tennessee, Estados Unidos.

   Estudios previos han encontrado que la edad materna avanzada (35 años o más durante el embarazo) eleva el riesgo de deterioro de la función de los vasos sanguíneos y reduce el flujo sanguíneo a la placenta. Estos problemas ponen en peligro el crecimiento y la salud general del feto y pueden contribuir a la enfermedad cardiaca más adelante en la vida de la mujer embarazada.

   Los científicos agruparon un modelo de rata de edad materna avanzada según el estado del embarazo, incluidos "nunca embarazada", "posparto" y "pérdida de embarazo". Encontraron que el grupo de pérdida de embarazo tenía menos ensanchamiento de los vasos sanguíneos (vasodilatación) en comparación con los grupos que nunca estuvieron embarazadas o que habían dado a luz recientemente.

   En algunos casos, una menor vasodilatación puede conducir a una disminución de la salud vascular. Además, el grupo posparto redujo la vasodilatación en las arterias de los intestinos. "Estos datos demuestran mecanismos que pueden llevar a empeorar los resultados a una edad materna avanzada, incluida la interrupción temprana del embarazo y la disfunción cardiovascular de la vida posterior", escribe el equipo de investigación, del Instituto de Investigación de la Salud Infantil y de la Mujer de la Universidad de Alberta, en Canadá.

   Los científicos también encontraron diferencias específicas por sexo en los riesgos para la salud de las crías de las ratas mayores. Los machos nacidos en el grupo de postparto presentaron una alteración en la función del revestimiento de los vasos sanguíneos y factores de riesgo cardiacos asociados con el flujo sanguíneo interrumpido. La descendencia femenina no mostró los mismos factores de riesgo.

   "Dada la creciente tendencia a retrasar el embarazo, nuestros hallazgos tienen importantes implicaciones para la población y la atención médica y además ilustran el embarazo como una ventana de oportunidad para evaluar la salud cardiovascular", escriben los investigadores.