Publicado 04/07/2022 17:54

Programar los intentos para dejar de fumar con los niveles hormonales en mujeres puede mejorar el éxito de la terapia

Archivo - Dejar de fumar.
Archivo - Dejar de fumar. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur (MUSC), en Estados Unidos, han estado estudiando el efecto de la progesterona en mujeres que intentan dejar de fumar durante casi ocho años y han observado que programar los intentos para dejar de fumar con los niveles hormonales en mujeres puede mejorar el éxito de la terapia.

En 2015, publicaron un artículo que señalaba la conexión entre la hormona y el éxito para dejar de fumar y descubrieron que, específicamente, el uso de un parche de nicotina junto con aumentos naturales en los niveles de progesterona en el transcurso de una semana condujo a un aumento del 37 por ciento en las probabilidades de lograr la abstinencia.

"Lo que encontramos en ese estudio", señala uno de los investigadores, Nathaniel Baker, "fue que no era necesariamente una progesterona alta, pero era alta y creciente lo que afectaba la abstinencia". La progesterona es una hormona esteroide, o mensajero químico, que se encuentra en el cuerpo de hombres y mujeres, pero está presente en niveles más altos en las mujeres y se libera en la segunda mitad del ciclo menstrual.

A pesar de conocer los efectos secundarios perjudiciales de los cigarrillos, fumar sigue siendo la principal causa de muerte prevenible en los Estados Unidos. Y aunque los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de intentar dejar de fumar, las mujeres tienen más probabilidades de recaer.

Michael Saladin, otro de los investigadores principales, explica que el objetivo de este estudio no era reclutar participantes que querían dejar de fumar durante el ensayo, sino observar sus fluctuaciones hormonales, así como las fluctuaciones de fumar cigarrillos, y comparar esos resultados con lo que ya sabían sobre los niveles séricos.

"Lo que encontramos fue muy interesante. Cuando el nivel de progesterona de una mujer aumentaba desde un nivel bajo, fumaba menos cigarrillos por día sin siquiera saberlo o intentarlo. Pero ese efecto sobre el hábito de fumar eventualmente se nivela. Cuando la progesterona alcanza su punto máximo en el ciclo de una mujer, es muy alta. La meseta de los beneficios", explica.

Anotó que el hallazgo más importante es que el éxito para dejar de fumar proviene del aumento bajo al alto, lo que puede ayudar a sincronizar el intento de dejar de fumar de una mujer con su ciclo hormonal. Baker realizó el modelo estadístico para el estudio y, al usar los datos que recopilaron para el artículo de 2015 y combinarlos con los resultados de este estudio, así como con algunos resultados conocidos para el seguimiento de la ovulación, encontraron que el suero y la saliva mostraban resultados similares. niveles de progesterona a lo largo del mes.

"Encontramos que los datos salivales siguieron un patrón muy similar a los datos del suero. Era un poco más ruidoso, pero clínicamente es muy emocionante", explica. Y al identificar qué hormonas afectan la adicción al tabaco y cómo, Saladin señala que a las mujeres les resultaría más fácil dejar de fumar.

"Si podemos cronometrar un intento de dejar de fumar en un período en el que es menos probable que las mujeres sufran una mayor abstinencia y anhelo y más probabilidades de lograr la abstinencia, por ejemplo creo que la utilidad médica es increíblemente importante", afirma. Programar la abstinencia máxima de nicotina para que ocurra durante un período particular de cinco a siete días del ciclo hormonal mensual de una mujer podría ayudar a su éxito.

Anunque la investigación de Saladin y Baker se centra en mujeres que no toman anticonceptivos orales, están de acuerdo en que existe una vía para que la investigación analice el efecto de esos medicamentos para dejar de fumar. La intención de la anticoncepción oral es alterar el ciclo hormonal mensual, por lo que agrega un nivel de complejidad al examinar los cambios hormonales en este contexto.

Otra vía de investigación podría incluir el uso de progesterona exógena para ayudar tanto a hombres como a mujeres a dejar de fumar. Al administrar una dosis de progesterona al momento de dejar de fumar, Saladin y Baker plantean la hipótesis de un mayor éxito de abstinencia para ambos sexos. Los resultados de esta investigación también podrían aplicarse potencialmente al uso indebido de otras sustancias, como la cocaína o la marihuana, en el futuro.

"El efecto de la progesterona en la reducción de la abstinencia, así como en el ansia e incluso en la reducción de los cigarrillos fumados por día, es valioso para los pacientes que intentan dejar de fumar. Y al utilizar un enfoque menos invasivo, mejoramos la participación del paciente y reducimos la carga del paciente. Y eso ayuda a todos los involucrados", explican.