Publicado 04/07/2022 13:09

La disminución de estrógenos se relaciona con el síndrome de boca urente, la xerostomía e la afectación periodontal

Imagen de paciente afectada de osteonecrosis mandibular por bifosfonatos
Imagen de paciente afectada de osteonecrosis mandibular por bifosfonatos - QUIRONSALUD

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

La disminución de estrógenos se relaciona con el síndrome de boca urente, la xerostomía e la afectación periodontal, según ha informado el jefe Asociado del servicio de Cirugía Oral, Maxilofacial e Implantología del Hospital La Luz, José Luis Cebrián.

Además, prosigue, en el empleo de los fármacos que se utilizan para el tratamiento de esta enfermedad, los bifosfonatos, ampliamente difundidos entre la población, donde ha aparecido un nuevo proceso patológico, la osteonecrosis maxilar o mandibular.

"Al ser un proceso de reciente aparición, todavía no tenemos un tratamiento totalmente curativo, por eso, la prevención de estas situaciones patológicas es el mejor tratamiento y controlar algunos factores de riesgo que pueden empeorarlas es fundamental. La ansiedad, la depresión o el consumo de tabaco, pueden potenciar los efectos que la disminución de hormonas sexuales femeninas tiene en la boca de las pacientes postmenopaúsicas", ha dicho el experto.

De hecho, la 'Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial' (RECOM), publicó hace unos años un artículo, 'Diagnóstico, prevención y tratamiento de la osteonecrosis de los maxilares por bisfosfonatos', donde se establecen una serie de recomendaciones de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) a tener en cuenta cuando vamos a tratar la boca de pacientes que toman bifosfonatos orales e intravenosos.

"Los profesionales que trabajamos en maxilofacial debemos conocer los protocolos de profilaxis que van publicándose y estar atentos a sus actualizaciones. Este puede ser un punto de partida para complementar con publicaciones más recientes y poder afrontar con seguridad el tratamiento de nuestras pacientes", ha enfatizado Cebrian.

Dicho esto ha avisado de que, tomando ciertas precauciones, una correcta higiene oral, priorizar una dieta equilibrada y rica en alimentos que puedan favorecer la salud dental (frutas, pescado y aceite de oliva), ayudan a eliminar la placa de los dientes y reducen los microrganismos del 'biofilm' dental, y estando "siempre" en contacto con el médico de cabecera, la edad posmenopáusica "no es una contraindicación" para llevar a cabo cualquier tratamiento odontológico y de cirugía oral que precisen las pacientes.