La vacuna del neumococo, junto con la de la gripe, puede reducir la hospitalización de personas mayores en un 30%

Mayores, hospital, paciente, asistencia
PIXABAY - Archivo
Publicado 12/11/2018 12:01:08CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La vacuna del neumococo, junto con la de la gripe, puede reducir la hospitalización de personas mayores en un 30 por ciento, por ello, constituyen "un pilar fundamental" en el abordaje terapéutico de los pacientes mayores de 65 años, así como con enfermedades crónicas, según la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur, Neumosur.

Por su parte, la vacuna contra la neumonía por neumococo, podría reducir, aproximadamente, a la mitad su incidencia en la población española. Por otro lado, la vacuna antigripal, también podría disminuir hasta el 50 por ciento los fallecimientos provocados por la gripe.

La neumonía o pulmonía es una inflamación del parénquima pulmonar, principalmente de causa infecciosa. Cuando se adquiere fuera de los hospitales se denomina neumonía adquirida en la comunidad (NAC) y es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, oscilando entre 1,6 y 13,4 los casos por cada 1.000 habitantes y constituyendo el 5 por ciento de los pacientes que requieren ingreso en una UCI, informa Neumosur.

La confirmación bacteriológica solo se consigue en el 50 por ciento de los casos, siendo el germen más frecuente el 'Streptococcus pneumoniae' (neumococo), que provoca entre el 30 y el 65 por ciento de los casos. También puede deberse a otros gérmenes como el 'Haemophilus influenzae', bacterias atípicas e incluso por virus.

La dificultad en el diagnóstico etiológico hace que, en la mayoría de las ocasiones, se indique un tratamiento antibiótico empírico, salvo cuando se confirma un diagnóstico microbiológico. En la actualidad, el uso indebido de los antibióticos "está propiciando resistencia a estos", han explicado expertos de la asociación.

Esta prevalencia conlleva una pérdida de eficacia de los antibióticos, por lo que el tratamiento se vuelve más difícil, se prolongan las estancias hospitalarias, se incrementan los costos médicos y aumenta la mortalidad. Por ello, existe una necesidad creciente de vacunación.