7 tips ante el frío y las personas de edad avanzada

Publicado 11/01/2019 8:16:31CET
GETTY IMAGES / OLEG ELKOV

   MADRID, 11 Ene. (EDIZIONES) -

   Con la llegada del frío son muy frecuentes las infecciones respiratorias en las personas de edad avanzada, ya frágiles o más vulnerables que el resto de adultos por el devenir de los años y su situación de comorbilidad, pluripatología y polifarmacia. A estos, una gripe o un catarro fuerte pueden empeorarles otras enfermedades de base o simplemente su situación general y derivar en una situación más grave.

   "Las enfermedades respiratorias son muy prevalentes en las personas ancianas, en las más mayores. Con la edad disminuye la capacidad de reserva del cuerpo, de los órganos, de la que tiramos cuando estamos enfermos y el cuerpo nos pide más. Por eso, cuando se tienen 90 años no se tiene la misma capacidad y por eso la gente mayor tolera peor las agresiones que la gente joven", subraya en una entrevista con Infosalus el doctor José Antonio Serra, jefe del servicio de Geriatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

   Según indica, las personas de edad geriátrica al tener menos reserva, y por ejemplo contraer una infección, al tirar de esa reserva, ésta no es suficiente, y por ejemplo si su corazón está fastidiado es previsible que empeore más, o si tienen EPOC se agudice la enfermedad, o si presentan deterioro cognitivo la situación desemboque en una alteración en el comportamiento por ejemplo", explica.

   En concreto, desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) advierten de que los mayores con EPOC, insuficiencia cardiaca y enfermedades neurodegenerativas tienen más probabilidades de sufrir complicaciones ante catarros y procesos gripales.

   "El aislamiento y el trastorno depresivo debido a las pocas horas de luz es uno de los mayores enemigos de las personas mayores durante el invierno. La compañía, ventilar la vivienda 10 minutos al día y una correcta alimentación rica en vitamina C y D son claves para evitar los efectos negativos del frío en las personas mayores", añaden.

   Por eso también, el experto del Gregorio Marañón insiste en que es bueno prevenir las infecciones respiratorias en las personas mayores haciendo buena dieta e hidratación, ejercicio, manteniendo una buena higiene, especialmente de las manos, y sobre todo no dejando de salir a la calle.

EL CUERPO NO REGULA IGUAL LA TEMPERATURA

   A esto habría que añadirle que con la edad los sistemas de regulación de la temperatura corporal son menos ágiles conforme se van cumpliendo años, según advierte el doctor Serra, y en el caso del frío o del calor se toleran peor las temperaturas extremas. "Los sistemas del cuerpo para mantener una adecuada temperatura frente al frío o al calor son menos eficaces, lo que también hace a las personas de edad avanzada que sean más susceptibles a las enfermedades respiratorias", remarca el experto.

   Aún así, este especialista ve indispensable que por que haga frío las personas ancianas no deben dejar de salir a la calle nunca, según insiste, pueden perder capacidad física en el fondo lo que repercutiría en última instancia en su situación general. "Es muy importante estimular la actividad física. Está demostrado que las personas con vida sedentaria, tienen mayor tendencia a presentar infecciones respiratorias, así como que beban, ya que a esas edades tienen menos sensación de sed. Un adecuado estado de hidratación también es una manera de intentar disminuir las infecciones respiratorias", sentencia el doctor Serra.

   A su juicio, es conveniente que intenten salir más por la mañana, con el agradable sol de la mañana, y cuando en teoría hace mejor temperatura y las condiciones climáticas son mejores. "No es bueno que se forren y suden, pero sí deben llevar bien tapadas tanto la cara como las extremidades", indica, si bien precisa que siempre atendiendo también a los cambios bruscos de temperatura, totalmente desaconsejados. Aquí el geriatra ve también fundamental que se vacunen de la gripe las personas de edad avanzada, ya que se sitúan entre los principales grupos de riesgo.

   Con todo ello, desde la SEGG añaden esta serie de pautas o consejos para que las personas más mayores eviten cogerse un catarro o la gripe:

   1.- Ventilar de 5 a 10 minutos la casa en las horas de más calor.

   2.- Permanecer acompañado. EL trastorno afectivo estacional debido a las pocas horas de luz hace que las personas mayores salgan menos de casa. Por ello ve importante que la persona mayor haga el esfuerzo de ir a centros de mayores, centros culturales y cafeterías; puesto que el aislamiento y el trastorno depresivo son unos de los mayores enemigos de las personas mayores.

   3.- Importancia de la vitamina C y D. En relación a la nutrición, lo mejor para

   combatir a las bacterias de los virus y evitar el mayor riesgo de caídas es ingerir sobre todo vitaminas del grupo C y la vitamina D, y un menú rico en legumbres y frutas, acompañado de carne y pescado. Y siempre, comer acompañado.

   4.- No utilizar braseros. En cuanto se sale de estar en contacto con el brasero el cambio de temperatura es muy fuerte por lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades víricas. Además de que producen varices en las piernas porque la sangre se concentra en las extremidades inferiores, lo que genera también que al levantarse se produzcan mareos e hipotensión ortostática, lo que puede desembocar en una leve pérdida de conciencia y posibles caídas.

Para leer más