Publicado 23/06/2022 13:05

La tercera dosis aumenta los anticuerpos un 85% en residentes de geriátricos y sus cuidadores

Archivo - Nieves Cabo recibe la tercera dosis de Pfizer, o dosis 'extra', en la residencia Santiago Puerta del Camino, a 21 de septiembre de 2021, en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España).
Archivo - Nieves Cabo recibe la tercera dosis de Pfizer, o dosis 'extra', en la residencia Santiago Puerta del Camino, a 21 de septiembre de 2021, en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España). - César Arxina - Europa Press - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve y la Universidad de Brown (Estados Unidos) ha demostrado que es posible alcanzar altos niveles de inmunidad específica contra la variante ómicron en los residentes de residencias de ancianos y sus cuidadores con una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19.

En su trabajo, publicado en la revista científica 'eBioMedicine', los investigadores examinaron muestras de sangre de 85 residentes de residencias de ancianos y 48 trabajadores sanitarios de Ohio que recibieron la dosis de refuerzo de la vacuna para determinar el nivel de anticuerpos neutralizantes presentes.

El estudio descubrió que los anticuerpos específicos contra ómicron alcanzaron niveles detectables en el 86 por ciento de los residentes de residencias de ancianos y el 93 por ciento de los trabajadores sanitarios después de recibir la vacuna de refuerzo, en comparación con sólo el 28 por ciento de los residentes de residencias de ancianos y trabajadores sanitarios después de la serie inicial de dos dosis. Este alto nivel de neutralización se produjo dos semanas después de la dosis de refuerzo.

David Canaday, autor principal del estudio, ha señalado que los resultados ponen de relieve la importancia de las vacunas de refuerzo, no sólo para los residentes de las residencias de ancianos, sino también para la población en general.

"Hay decenas de millones de adultos mayores que viven en la comunidad, similares a la población de las residencias de ancianos, pero que viven en casa. Estos datos muestran que este grupo de adultos mayores frágiles con limitaciones clínicas y funcionales similares se beneficiaría enormemente de una vacuna de refuerzo. Los datos también muestran que los trabajadores sanitarios lograron una elevación significativa de los niveles de anticuerpos tras recibir un refuerzo. Muchos de estos trabajadores son adultos sanos de mediana edad similares a la población general", ha apuntado.

La investigación se basa en un estudio anterior que demostró que los residentes de residencias de ancianos y los trabajadores sanitarios pierden más del 80 por ciento de su inmunidad a la COVID-19 seis meses después de la serie de vacunas inicial.

Contador