Publicado 10/03/2021 07:41CET

Una sola lesión en la cabeza puede provocar demencia más adelante en la vida

Archivo - Dolor de cabeza, depresión, demencia.
Archivo - Dolor de cabeza, depresión, demencia. - GERALT/PIXABAY - Archivo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación ha demostrado que una sola lesión en la cabeza podría provocar demencia más adelante en la vida y este riesgo aumenta a medida que aumenta el número de lesiones en la cabeza sufridas por un individuo. Los hallazgos también sugieren asociaciones más fuertes de traumatismo craneoencefálico con riesgo de demencia entre las mujeres en comparación con los hombres y entre los blancos en comparación con las poblaciones negras.

Una nueva investigación dirigida por la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, publicada en la revista 'Alzheimer's & Dementia: The Journal of the Alzheimer's Association', utilizó datos del Estudio de riesgo de aterosclerosis en las comunidades (ARIC), que tenía como objetivo descubrir asociaciones entre las lesiones en la cabeza y la demencia en el lapso de 25 años en una población diversa en los Estados Unidos.

Anteriormente, los datos sobre lesiones cerebrales traumáticas se limitaban a poblaciones seleccionadas, como bases de datos de reclamaciones médicas y militares. Estos se encuentran entre los primeros hallazgos para investigar específicamente el riesgo de traumatismo craneoencefálico y demencia tanto en poblaciones blancas como negras, así como entre hombres y mujeres, en un entorno comunitario.

"El traumatismo craneoencefálico es un factor de riesgo significativo para la demencia, pero es uno que se puede prevenir. Nuestros hallazgos muestran que la cantidad de traumatismos en la cabeza es importante: más traumatismos en la cabeza se asocian con un mayor riesgo de demencia", explica el investigador principal, Andrea LC Schneider, profesor asistente de neurología en Penn.

"La dependencia de la dosis de esta asociación sugiere que la prevención del traumatismo craneoencefálico podría mitigar algún riesgo de demencia más adelante en la vida --añade--. Si bien el traumatismo craneoencefálico no es el único factor de riesgo de demencia, es un factor de riesgo de demencia que se puede modificar mediante cambios de comportamiento como como usar cascos y cinturones de seguridad".

Los resultados muestran que, en comparación con los participantes que nunca experimentaron un traumatismo craneal, los antecedentes de un único traumatismo craneal previo se asociaron con un riesgo 1,25 veces mayor de demencia, y los antecedentes de dos o más traumatismos craneales previos se asociaron con un riesgo 2 veces mayor de demencia en comparación con los individuos sin antecedentes de traumatismos craneales. En general, el 9,5 por ciento de todos los casos de demencia en la población del estudio podían atribuirse a al menos un traumatismo craneal previo.

Para ilustrar la relación entre la demencia y las lesiones en la cabeza, los autores recopilaron datos de una cohorte diversa con una edad inicial media de 54 años, compuesta por un 56 por ciento de mujeres y un 27 por ciento de participantes negros de cuatro comunidades diferentes en los Estados Unidos.

Los participantes fueron seguidos durante una mediana de 25 años a través de hasta seis visitas en persona y seguimientos telefónicos semestrales. Los datos sobre las lesiones en la cabeza de los participantes se obtuvieron de los registros hospitalarios, así como del autoinforme de algunos participantes.

Investigaciones anteriores sobre la demencia y las lesiones cerebrales traumáticas sugieren que las mujeres tienen un mayor riesgo de demencia en comparación con los hombres. Además, las poblaciones negras en general tienen un mayor riesgo de demencia en comparación con las personas blancas. Sin embargo, pocos estudios previos han evaluado posibles diferencias en las asociaciones de traumatismo craneoencefálico con riesgo de demencia por sexo y raza.

Estos datos del estudio ARIC encontraron evidencia de que las mujeres tenían más probabilidades de sufrir demencia como resultado de una lesión en la cabeza que los hombres. Además, el estudio mostró que, aunque existe un mayor riesgo de demencia asociado con lesiones en la cabeza entre los participantes blancos y negros, los participantes blancos tenían un mayor riesgo de demencia después de una lesión en la cabeza en comparación con los participantes negros.

Los autores concluyen que se necesita más investigación para comprender mejor las razones de estas diferencias observadas de sexo y raza en la asociación del traumatismo craneoencefálico con el riesgo de demencia.

"Dada la fuerte asociación del traumatismo craneoencefálico con la demencia, existe una necesidad importante de futuras investigaciones centradas en estrategias de prevención e intervención destinadas a reducir la demencia después de un traumatismo craneoencefálico", explica Schneider.

"Los resultados de este estudio ya han dado lugar a varios proyectos de investigación en curso, que incluyen esfuerzos para descubrir las causas de la demencia relacionada con lesiones en la cabeza, así como investigaciones sobre las razones subyacentes a las diferencias observadas de sexo y raza en el riesgo de demencia asociada con lesiones en la cabeza", concluye.