Publicado 26/05/2022 07:59

Siete hábitos saludables vinculados a un menor riesgo de demencia

Archivo - Personas mayores charlando y tomando café en la cocina.
Archivo - Personas mayores charlando y tomando café en la cocina. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Siete hábitos saludables y factores de estilo de vida pueden desempeñar un papel en la reducción del riesgo de demencia en las personas con mayor riesgo genético, según una investigación publicada en la edición online de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

Los siete factores de salud cardiovascular y cerebral, conocidos como Life's Simple 7 de la Asociación Americana del Corazón, son: ser activo, comer mejor, perder peso, no fumar, mantener una presión arterial saludable, controlar el colesterol y reducir el azúcar en sangre.

"Estos hábitos saludables del Life's Simple 7 se han relacionado con un menor riesgo de demencia en general, pero no se sabe si lo mismo se aplica a las personas con un alto riesgo genético --recuerda la autora del estudio, la doctora Adrienne Tin, del Centro Médico de la Universidad de Mississippi (Estados Unidos)--."La buena noticia es que incluso para las personas que tienen el mayor riesgo genético, viviendo con este mismo estilo de vida más saludable es probable que tengan un menor riesgo de demencia".

El estudio analizó a 8.823 personas con ascendencia europea y a 2.738 personas con ascendencia africana a las que se siguió durante 30 años. Las personas tenían una edad media de 54 años al inicio del estudio.

Los participantes en el estudio informaron de sus niveles en los siete factores de salud. Las puntuaciones totales oscilaron entre 0 y 14, siendo 0 la puntuación más insalubre y 14 la más saludable. La puntuación media de las personas con ascendencia europea fue de 8,3 y la de las de ascendencia africana, de 6,6.

Los investigadores calcularon las puntuaciones de riesgo genético al inicio del estudio utilizando las estadísticas del genoma de la enfermedad de Alzheimer, que se han utilizado para estudiar el riesgo genético de demencia.

Los participantes con ascendencia europea se dividieron en cinco grupos y los de ascendencia africana se dividieron en tres grupos en función de las puntuaciones de riesgo genético. El grupo con mayor riesgo genético incluía a las personas que tenían al menos una copia de la variante del gen APOE asociada a la enfermedad de Alzheimer, APOE e4.

El 27,9% de las personas con ascendencia europea tenía la variante APOE e4, mientras que el 40,4% de las personas con ascendencia africana tenía la variante APOE e4. El grupo con menor riesgo tenía la variante APOE e2, que se ha asociado a un menor riesgo de demencia.

Al final del estudio, 1.603 personas con ascendencia europea desarrollaron demencia y 631 personas con ascendencia africana desarrollaron demencia.

En el caso de las personas con ascendencia europea, los investigadores descubrieron que las personas con las puntuaciones más altas en los factores de estilo de vida tenían un menor riesgo de demencia en los cinco grupos de riesgo genético, incluido el grupo con el mayor riesgo genético de demencia.

Por cada aumento de un punto en la puntuación de los factores de estilo de vida, había un 9% menos de riesgo de desarrollar demencia. Entre las personas con ascendencia europea, en comparación con la categoría baja de la puntuación del factor de estilo de vida, las categorías intermedia y alta se asociaron con un 30% y un 43% menos de riesgo de demencia, respectivamente. Entre las personas de ascendencia africana, las categorías intermedia y alta se asociaron a un riesgo de demencia un 6% y un 17% menor, respectivamente.

Entre las personas con ascendencia africana, los investigadores encontraron un patrón similar de disminución del riesgo de demencia en los tres grupos entre los que tenían puntuaciones más altas en los factores de estilo de vida. Sin embargo, los investigadores señalaron que el menor número de participantes en este grupo limitó los hallazgos, por lo que se necesita más investigación.

"Se necesitan muestras de mayor tamaño de poblaciones diversas para obtener estimaciones más fiables de los efectos de estos factores de salud modificables en el riesgo de demencia dentro de los diferentes grupos de riesgo genético y antecedentes ancestrales", apunta Tin.