Publicado 30/07/2021 12:03CET

Publican el estudio más extenso de Europa sobre el Covid-19 en residencias

Archivo - Habitación de un residente de la Residencia Geriátrica Redós de Sant Pere de Ribes/Barcelona/Catalunya (España) a 30 de abril de 2020.
Archivo - Habitación de un residente de la Residencia Geriátrica Redós de Sant Pere de Ribes/Barcelona/Catalunya (España) a 30 de abril de 2020. - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

Vall d'Hebron y ACRA han analizado el comportamiento del virus en 80 residencias catalanas

BARCELONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Expertos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, en cooperación con la Associació Catalana de Recursos Assistencials (ACRA), ha publicado recientemente en la revista 'PLOS One' el estudio más extenso de Europa sobre el comportamiento del Covid-19 en el ámbito residencial.

La investigación tuvo lugar durante la primera ola de la pandemia de coronavirus, entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 2020, y analizó la situación de 2.092 personas positivas en Covid-19 de 80 residencias catalanas, según un comunicado este viernes.

El trabajo concluye que "algunas comorbilidades y síntomas tienen un fuerte valor predictivo en la mortalidad" y permite extraer conocimientos aplicables al manejo clínico y la prevención de infecciones como el coronavirus en las residencias.

Indica que los usuarios de los asilos son "un colectivo vulnerable ante el Covid-19, teniendo en cuenta los altos índices de infección y de mortalidad", y señala que sus síntomas más frecuentes fueron la fiebre, la dificultad respiratoria, la tos, la astenia y la diarrea.

Concretamente, los síntomas con más presencia entre la población fueron la fiebre (50%) y la disnea (28%), "cifras aún más elevadas si sólo se analiza los residentes con síntomas", que respectivamente supusieron 71% y el 40%.

29% DE ASINTOMÁTICOS

Entre las personas que contrajeron la enfermedad, el 71% presentaron síntomas, aunque "tuvieron una persistencia diferente dependiendo de cada caso", mientras que el 29% restante contrajeron el virus de forma asintomática o paucisintomático, con síntomas leves.

Durante el período analizado, el coronavirus tuvo una incidencia del 28% y unas cifras de defunciones "muy elevadas", según el comunicado, alcanzándose una mortalidad acumulada del 21,75% en la primera ola de la pandemia.

El estudio ha estado liderado por el jefe de Enfermedades Infecciosas y jefe del Grupo de Investigación en Enfermedades Infecciosas del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR), Benito Almirante, y ha contado con la participación de otros nueve investigadores.