Publicado 07/06/2022 10:34

La polimedicación en mayores de 70 años operados de deformidad de columna provoca un mayor número de fracturas

Archivo - Pastilla, fármaco, anciano, persona mayor.
Archivo - Pastilla, fármaco, anciano, persona mayor. - MLADEN ZIVKOVIC/ ISTOK - Archivo

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

La polimedicación en los pacientes de más de 70 años operados de deformidad de columna provoca un mayor número de fracturas y dificultad para la movilidad, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario de Getafe, el Hospital Universitario Ramón y Cajal, el Hospital Universitario de Cabueñes y el Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE).

Y es que, la prevalencia de la polimedicación entre los ancianos frágiles ronda el 70 por ciento, un fenómeno que va en aumento y que se está convirtiendo en un problema de salud pública en los países desarrollados. Por ello, los expertos han llevado a cabo este estudio observacional transversal de caso-control sobre 174 pacientes con deformidad del adulto de más de 70 años, 87 de ellos sometidos a cirugía de columna. El 86 por ciento son mujeres, 77 años de edad media, y un 90 por ciento con osteotomías. Tienen un índice de masa corporal más elevado y consumen mayor número de fármacos, en especial de mórficos.

Los pacientes consumidores de analgésicos presentaron mayor número de fracturas, ingresos hospitalarios más prolongados dificultad para la movilidad y menor porcentaje de mejora en el cuestionario de salud 'SRS-22'. No obstante, los peores resultados en calidad de vida los presentaron los pacientes polimedicados, en especial consumidores de mórficos, con depresión, residentes en centros de larga estancia y que presentan dificultad para la deambulación.

Por tanto, a juicio de los expertos, la polimedicación podría estar influyendo negativamente en los pacientes mayores operados de deformidad de columna, disminuyendo su calidad de vida. En este sentido, han destacado la necesidad de intentar reducir el consumo de fármacos, en especial de mórficos, ya que, a pesar de ser "potentes analgésicos", también están asociados a un "empeoramiento" de la capacidad funcional y a un mayor número de caídas.

Contador