Publicado 17/03/2020 14:34:03 +01:00CET

Los peligros del aislamiento domiciliario para las personas mayores

Day Dreaming Elderly Senior Man Staring Through Hazy Window
Day Dreaming Elderly Senior Man Staring Through Hazy Window - GETTY IMAGES / WILLOWPIX - Archivo

   MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) han avisado de que el aislamiento domiciliario en el que tiene que estar la sociedad española para frenar la pandemia del coronavirus, puede favorecer en las personas mayores estados depresivos y sensación de vulnerabilidad y miedo.

   En España hay más de dos millones de personas mayores de 65 años que viven solas, de las cuales más de 850.000 tienen 80 años o más. "La disminución significativa de las actividades y rutinas cotidianas, una baja estimulación sensorial y una disminución del contacto social pueden alterar su estado anímico", ha explicado la profesora de psicología de la UOC, Alba Pérez.

   Asimismo, la experta en psicología y envejecimiento de la UOC, Montserrat Lacalle, ha apostillado que si la persona que vive sola solía salir y tener contacto social, el aislamiento puede influir negativamente en su estado de ánimo, favoreciendo ciertos estados depresivos. Y es que, apostilla, ser población de riesgo les puede llevar a tener una percepción más negativa de la situación, con un aumento de la sensación de vulnerabilidad y miedo.

   Para gestionar el aislamiento y reducir la angustia, Lacalle ha recomendado a la gente mayor pensar que es una situación puntual que, a pesar de su importancia, pasará. Se trata de procurar mantener la paciencia y ver que es un hecho temporal. "Hay que poner el pensamiento en el mañana. A menudo, cuando la realidad del momento no es agradable, pensar en lo que encontraremos cuando termine nos puede ayudar", ha dicho.

   Del mismo modo, la doctora Pérez ha subrayado la importancia de mantener la comunicación con los familiares y amigos también es clave. Así, ha pedido que no se encierren en sí mismos y procuren tener un contacto regular con amigos y familiares ya sea por teléfono o videoconferencia.

ENEMIGO DEL AISLAMIENTO: LA INACTIVIDAD

   "Un enemigo del aislamiento es la inactividad. Por lo tanto también es clave planificar las tareas a realizar cada día, aunque muchas de ellas puedan ser a nivel doméstico. Aunque sean actividades menores, el objetivo es evitar la inactividad que puede desembocar en un bajo estado de ánimo", ha señalado Lacalle, a lo que Pérez ha abogado por seguir unas rutinas cada día: respetar el horario de levantarse, de irse a dormir, de las comidas, entre otras cuestiones.

   Y es que, las tareas domésticas, más allá de ayudar a mantener la mente ocupada, también son una forma de ejercicio físico: hacen que las personas se muevan por casa y que circule la sangre. Para contribuir a mantener una salud general, Lacalle recomienda, además, pasear diariamente, en la medida de lo posible, por los diferentes espacios de la casa.

   "Y, sobre todo, evitar la exposición excesiva a información sobre el coronavirus. Está bien mantenerse informado, pero hay que elegir medios de comunicación contrastados y reservar unos momentos concretos para hacerlo. También es necesario saber desconectar de las noticias", ha zanjado Pérez.

Contador