Publicado 11/10/2021 11:45CET

La pandemia ha agravado la situación de vulnerabilidad de los mayores

Archivo - El Hospital de Torrejón alerta del deterioro físico, coginitivo y emocional de la pandemia en las personas mayores
Archivo - El Hospital de Torrejón alerta del deterioro físico, coginitivo y emocional de la pandemia en las personas mayores - HOSPITAL UNIVERSITARIO DE TORREJÓN - Archivo

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud mental este pasado domingo, el doctor Alberto Garrandés, psiquiatra en Hospital Universitario de Torrejón, ha advertido de que, en la mayoría de los casos, la pandemia ha afectado más a la salud mental de los mayores, "agravando la situación preexistente de vulnerabilidad y desafección", ya que "el aislamiento social es uno de los principales factores generadores de malestar en la tercera edad".

Por su parte, la psicóloga Marta Gadea, de este mismo hospital, afirma que "en la lucha contra el envejecimiento, el principal objetivo es alargar la calidad de vida", para lo que los mayores tienen que mantenerse activos. "Pero la pandemia ha supuesto una interrupción en este proceso, provocando en muchos un retroceso significativo en sus facultades, llegando a perder parte de sus aptitudes y capacidades, incluso situándolos por debajo de su nivel basal previo a la pandemia", ha alertado la psicóloga.

Por otro lado, la doctora Helena Díaz, jefa de la Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario de Torrejón, alerta además sobre factores que tienden a "enmascarar" la patología psiquiátrica en el anciano. "La dificultad para quejarse o reconocer que están tristes son síntomas propios de estos trastornos y pueden atribuirse erróneamente al envejecimiento, o a que el humor deprimido se interprete como serenidad", afirma.

Para David Bueno, trabajador social de esta misma Unidad, el fenómeno de aislamiento social y familiar, con mayor repercusión en las personas dependientes y en los ancianos, "ha provocado un déficit en su capacidad motora, mayor abandono de cuidados básicos, deterioro en la capacidad cognitiva, aparición de síntomas del espectro afectivo y ansioso, dificultades para la conciliación del sueño y distanciamiento relacional".

Desde el equipo de la unidad apuntan a que los problemas psiquiátricos tienen una elevada incidencia en las personas mayores, pero la depresión constituye el diagnóstico más frecuente, con cifras de prevalencia entre el 6 y el 20 por ciento.

SÍNTOMAS QUE DEBEN ALERTAR A LAS FAMILIAS

Para el doctor Garrandés, es muy importante prestar atención a "los cambios en el carácter habitual de la persona, sobre todo a los que persistan en el tiempo e influyan negativamente y de manera marcada sobre día a día". Por ello, un estado de ánimo bajo, la disminución del interés en casi todas las actividades, también conocido como anhedonia, la apatía o las alteraciones importantes en el peso y en el patrón del sueño son signos de alerta sobre la salud mental de los mayores a los que las familias y los cuidadores deben prestar atención.

Para trabajar en la reducción de estas patologías y devolver a los mayores la actividad que la pandemia paralizó, el pasado mes de marzo se reactivaron las sesiones grupales dirigidas a mayores en soledad, organizadas por el equipo de Salud Mental del Hospital Universitario de Torrejón como parte del programa 'MayorMente a tu lado, cuenta con nosotros'. A día de hoy, 40 personas mayores de 65 años han asistido a estas sesiones compuestas por grupos abiertos, en los que se pueden incorporar más pacientes en cualquier momento, según lo determinen los profesionales del área.

Contador