Publicado 04/05/2021 14:34CET

Los oxímetros de pulso son más útiles en el cribado de COVID-19 para los mayores

Archivo - Corazón, oxígeno
Archivo - Corazón, oxígeno - UCI SCHOOL OF MEDICINE - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo comentario de Catherine Van Son y Deborah Eti, de la Facultad de Enfermería de la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos), propone que tomar la temperatura es un indicador menos útil de la infección en los adultos mayores y que, en su lugar, se utilice un oxímetro de pulso.

El artículo, publicado en la revista 'Frontiers in Medicine', señala que las temperaturas de referencia son más bajas en los adultos mayores. Una temperatura de referencia más baja significa que la fiebre puede pasarse por alto utilizando la definición de 38 grados celsius o más.

"De hecho, más del 30 por ciento de los adultos mayores con infecciones graves presentan fiebre leve o no tienen fiebre", señala el documento. Otros signos comunes de COVID-19 también pueden descartarse y atribuirse al envejecimiento, como la fatiga, los dolores corporales y la pérdida del gusto o del olfato.

Además, algunos pacientes con COVID-19 no presentan signos visibles de tener niveles bajos de oxígeno, como falta de aire, y sin embargo tienen una saturación de oxígeno inferior al 90 por ciento. Esta hipoxia asintomática puede asociarse a resultados extremadamente pobres.

Van Son y Eti afirman que debería considerarse la posibilidad de utilizar oxímetros de pulso portátiles de bajo coste en las pruebas de detección de COVID-19 en adultos mayores, ya que estos dispositivos pueden detectar cambios en la saturación de oxígeno sin otros indicios de infección.

"Detectar (la hipoxia asintomática) es fundamental para prevenir la progresión de la infección e iniciar el tratamiento. Las intervenciones más tempranas podrían ayudar a los pacientes a evitar procedimientos altamente invasivos (es decir, la intubación) y mejorar la asignación de los escasos recursos sanitarios", remachan.