Los mayores de 70 años, los más afectados por golpes de calor

Publicado 16/07/2015 13:39:19CET
Los mayores de 70 años son los más afectados por los golpes de calor
LUIS DOMINGO

   MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Durante la ola de calor se han producido numerosos casos de golpes de calor en personas mayores, y es que la mayor parte de atendidos por este problema eran pacientes de más de 70 años con alguna patología añadida, según el coordinador de Urgencias del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, el doctor Joaquín García.

   "El caso más frecuente, por lo que estamos viendo estos días en Urgencias, es el de un paciente de más de 70 años que llega con alguna patología añadida, sobre todo de tipo neurológico o psiquiátrico, básicamente esquizofrenias, que además suele recibir medicamentos que alteran la tolerancia al calor como diuréticos, neurolépticos o anticolinérgicos", ha señalado García.

   Según datos del INE, cada verano mueren una treintena de personas a causa de un golpe de calor, una patología que tiene lugar cuando el mecanismo termorregulador del organismo deja de funcionar correctamente y genera una hipertermia que puede poner en peligro la vida, afectando principalmente a personas mayores y niños.

   El tratamiento del golpe de calor está dirigido a rebajar la temperatura corporal, que puede alcanzar los 39 grados en axilas y conducto auditivo externo y los 40 grados en el interior del cuerpo. García ha explicado que "para conseguir la refrigeración del cuerpo se utilizan medidas físicas, como la inmersión en agua helada, el masaje enérgico de la piel, mantas refrigerantes y bloques de hielo en axilas e ingles y, por otra parte, se transfunden sueros fríos para rebajar la temperatura en el interior del organismo".

   La refrigeración del cuerpo es clave y debe iniciarse lo antes posible, poniendo en práctica las primeras medidas durante el traslado en ambulancia, ya que cualquier retraso aumenta significativamente la mortalidad. Cuando el paciente ya ha sido estabilizado, la mayoría de las personas mayores pasan a la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) donde se realiza una monitorización de los posibles daños que haya podido sufrir, como daños cerebrales o coagulopatías.

LOS NIÑOS, TAMBIÉN EN RIESGO

   Los niños menores de cuatro años, y especialmente entre los dos y los tres años de edad, son el otro grupo de riesgo ante los golpes de calor, ya que no pueden expresar cómo se sienten y en algunos casos los síntomas pueden pasar desapercibidos.

   Durante los días con altas temperaturas es normal que los niños se muestren más irritados y cansados, aunque se debe acudir al médico si se presentan síntomas como la elevación anormal de la temperatura, mareos o dolor de cabeza. Si se coge a tiempo, el golpe de calor puede ser reversible, mientras que "si aparece un edema cerebral la morbimortalidad aumenta de forma sustancial", ha señalado el jefe del servicio de Pediatría del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, el doctor Leandro Soriano.

   Afortunadamente, hay menos casos de niños pequeños afectados por un golpe de calor, ya que, según Soriano, "las familias están cada vez más informadas y concienciadas sobre la importancia de evitar el golpe de calor".

Para leer más