Publicado 12/05/2022 07:32

Mayor riesgo de demencia tras la hospitalización por una lesión cerebral traumática grave

Archivo - Pencil erases the human brain. Alzheimer disease.
Archivo - Pencil erases the human brain. Alzheimer disease. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TRIFONENKO - Archivo

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Las personas que han sido hospitalizadas por un traumatismo craneoencefálico grave (TCE) pueden tener un mayor riesgo de desarrollar demencia en comparación con las personas que no tienen un TCE, según un nuevo estudio publicado en la edición online de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

La lesión cerebral traumática (LTC) grave se definió como la presencia de una hemorragia en el cerebro y una estancia hospitalaria de tres o más días. Los investigadores no encontraron un mayor riesgo para las personas que tenían LTC menor, que se definió como una conmoción cerebral con una estancia hospitalaria de no más de un día.

"La lesión cerebral traumática ha sido identificada como un posible factor de riesgo para la demencia, y debido al creciente número de personas que viven con demencia, es imperativo identificar los factores de riesgo que podrían ser modificables para disminuir el número de personas que desarrollan demencia en el futuro", explica el autor del estudio Rahul Raj, de la Universidad de Helsinki (Finlandia).

"El objetivo de nuestro estudio era evaluar la asociación entre la LCT y la demencia, ajustando al mismo tiempo otros factores de riesgo de demencia relevantes, como la presión arterial alta, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la actividad física", añade.

Para el estudio, los investigadores utilizaron una base de datos nacional finlandesa que incluye encuestas de salud recogidas cada cinco años. Centrándose en un periodo de 20 años, identificaron a 31.909 personas que completaron una o más encuestas que incluían detalles sobre factores de estilo de vida como la actividad física, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

A continuación, los investigadores consultaron los registros sanitarios nacionales. Del grupo de estudio, identificaron a 288 personas hospitalizadas debido a una LCT mayor y a 406 hospitalizadas debido a una LCT menor que no tenían demencia en el plazo de un año desde su lesión. Un total de 976 personas desarrollaron demencia durante un periodo medio de 16 años de seguimiento.

De aquellos con una LCT mayor, 27 personas (9%), desarrollaron demencia. De aquellos con una LCT menor, nueve personas (2%), desarrollaron demencia. Y de los que no tenían LCT, 940 personas (3%), desarrollaron demencia.

Después de ajustar la edad y el sexo, los investigadores descubrieron que las personas que fueron hospitalizadas debido a una LCT mayor tenían un riesgo 1,5 veces mayor de demencia que las que no tenían una LCT.

Pero después de ajustar otros factores de riesgo de demencia relevantes, como la educación, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la actividad física y la presión arterial alta, la asociación se debilitó. Raj explicó que el consumo de alcohol y la actividad física parecían desempeñar el mayor papel en el debilitamiento de la asociación.

Los investigadores no encontraron un mayor riesgo de demencia en las personas hospitalizadas por una LCT menor.

"Aproximadamente una de cada 10 personas de nuestro estudio que tuvo una LCT mayor sí desarrolló demencia --explica Raj--. Teniendo en cuenta que no hay cura para la demencia o la LCT, los resultados de nuestro estudio sugieren que la prevención de otros factores de riesgo de demencia, como el consumo excesivo de alcohol y la inactividad física, podría reducir el riesgo de demencia en las personas con LCT grave. Se necesita más investigación en grupos más grandes de personas".

Contador