¿Qué hacer para mantener la memoria activa?

Persona mayor. Vejez. Dependencia.
CAIXA - Archivo
Publicado 20/11/2018 14:03:18CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La mejora de la salud y la calidad de vida han propiciado un incremento de la esperanza de vida y, consecuentemente, un crecimiento demográfico de la población de mayor edad, este avance supone que haya aumentado el número de personas que padecen demencia en todo el mundo.

En España, la prevalencia de las enfermedades neurodegenerativas que causan demencia se sitúa en el 2,08 por ciento de la población, lo que supone casi un millón (988.000) personas afectadas, según la doctora en Psicogerontología por la Universidad de Valencia y experta en envejecimiento activo y enfermedades neurodegenerativas, Alicia Sales.

En la misma línea, España es el tercer país del mundo con mayor prevalencia de la demencia, una situación que afecta al 6,3 por ciento de los ciudadanos de más de 60 años.

Por este motivo, el objetivo de los talleres sobre Memoria Activa organizados por Atenzia es promover el envejecimiento activo entre las personas de mayor edad y ayudar a prevenir o detectar de forma precoz la aparición de enfermedades neurodegenerativas mediante técnicas para activar o entrenar la memoria.

Algunas pautas son animar a la práctica de aficiones que ayudan a tener activo el cerebro, como la pintura o la informática. En relación con este aspecto, se aconseja también que los mayores se involucren con las nuevas tecnologías, con la creación de cuentas de correo electrónico o perfiles en redes sociales.

También puede ayudar la participación en actividades de centros de día para mayores, las cuales potencian los aspectos cognitivos y psicológicos en las personas de edad. Se recomienda, a su vez, fomentar el ejercicio físico, para que el cerebro se oxigene, activándose y movilizándose.

Siempre conviene mantener unos hábitos saludables, como una buena alimentación y un buen cuidado de nuestro propio cuerpo, así como fomentar la lectura y hacer salidas culturales, excursiones, actividades lúdicas o viajes.

En relación al ocio, es conveniente realizar crucigramas, sopas de letras o cualquier otro pasatiempo, que ayudan a reducir las horas de televisión. En lo concerniente a la televisión, la mejor opción son programas que fomenten el ejercicio de la memoria y el entrenamiento de las capacidades cognitivas.

Estos recursos pueden "enlentecer la velocidad a la que una persona envejece y, con ello, retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas", concluye la psicóloga.

Contador