Publicado 15/06/2021 13:57CET

La FPSOMC defiende la protección de mayores en situaciones de vulnerabilidad social

Acompañamiento de una persona mayor, anciana.
Acompañamiento de una persona mayor, anciana. - ROCHE

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) se ha sumado este martes a la celebración del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez para "denunciar el maltrato de las personas mayores, un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo".

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada seis personas mayores de 60 años sufrió algún tipo de abuso en entornos comunitarios en el último año. Una lacra que afecta en especial a los más desfavorecidos y vulnerables, como son las personas mayores en la sociedad actual y que supone una violación de los derechos humanos.

"Conscientes de esta realidad que afecta a tantos de nuestros mayores desde la Fundación para la Protección Social de la OMC incorporamos en nuestro Programa de Protección Social las directrices de la OMS en materia de envejecimiento activo y ofrecemos a sus beneficiarios un Catálogo de prestaciones, ayudas y servicios destinados a la mejora de las condiciones de vida del colectivo médico envejecido o sus familiares mayores que presentan diferentes necesidades en situaciones vulnerables", ha señalado el presidente de la FPSOMC, Tomás Cobo.

Para paliar esta situación y proteger a este colectivo, el Catálogo de Prestaciones de esta Fundación contempla ayudas para médicos jubilados con recursos insuficientes, médicos con discapacidad, ayudas facilitadoras de la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Profesional y atención a la discapacidad y dependencia, teleasistencia domiciliaria, de atención en domicilio, de respiro o ayudas mensuales para ingresos en residencias de mayores, centro de Día/Noche, centros residenciales, etc.

En este apartado destaca especialmente la ayuda destinada a sufragar el coste de una plaza en la Residencia Siglo XXI, especializada en la atención a médicos y familiares de edad avanzada y con algún grado de discapacidad o dependencia.

La Fundación cuenta además con el Servicio de Atención Social que asesora, informa y orienta ante cualquier situación o toma de decisiones de carácter social, sanitario, jurídico o financiero, entre otras. También acompaña en la gestión de cualquier trámite que el mayor o su familia puedan necesitar, completando los servicios y prestaciones destinadas a este colectivo.

Asimismo, durante la pandemia de COVID-19 ha reforzado sus ayudas de Teleasistencia Domiciliaria para padres que vivan en el propio domicilio de los médicos y se vieran privados del apoyo de sus hijos a causa del confinamiento.