Publicado 26/06/2021 08:29CET

La exposición a los contaminantes acelera el envejecimiento

Archivo - Tabaco, humo del cigarro.
Archivo - Tabaco, humo del cigarro. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SANJAGRUJIC - Archivo

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio del investigador de la Universidad de Virginia Occidental (Estados Unidos) Eric E. Kelley, en colaboración con la Universidad de Minnesota, sugiere que los daños en el ADN no reparados pueden aumentar la velocidad del envejecimiento.

Cada día, nuestro cuerpo se enfrenta a un bombardeo de rayos ultravioleta, ozono, humo de cigarrillo, productos químicos industriales y otros peligros. Esta exposición puede conducir a la producción de radicales libres en nuestro cuerpo, lo que daña nuestro ADN y tejidos.

En su trabajo, publicado en la revista 'Nature', Kelley y su equipo crearon ratones modificados genéticamente a los que les faltaba una proteína crucial de reparación del ADN en sus células madre hematopoyéticas, células inmunitarias inmaduras que se convierten en glóbulos blancos. Sin esta proteína reparadora, los ratones eran incapaces de reparar el ADN dañado acumulado en sus células inmunitarias.

"Cuando el ratón modificado genéticamente tiene 5 meses de edad, es como un ratón de 2 años. Tiene todos los síntomas y características físicas. Tiene pérdida de audición, osteoporosis, disfunción renal, problemas visuales, hipertensión, así como otros problemas relacionados con la edad. Ha envejecido prematuramente porque ha perdido la capacidad de reparar su ADN", detalla Kelley.

Según el científico, un ratón normal de dos años tiene una edad equivalente a la de un humano de entre 70 y 80 años. Los investigadores descubrieron que los marcadores de envejecimiento celular, o senescencia, así como de daño y oxidación celular eran significativamente mayores en las células inmunitarias de los ratones modificados genéticamente en comparación con los ratones normales de tipo salvaje. Pero el daño no se limitaba al sistema inmunitario; los ratones modificados también mostraban células envejecidas y dañadas en órganos como el hígado y el riñón.

Estos resultados sugieren que los daños en el ADN no reparados pueden provocar el envejecimiento prematuro de todo el organismo. Cuando nos exponemos a un contaminante, como la radiación para el tratamiento del cáncer, la energía se transfiere al agua de nuestro cuerpo, rompiéndola. Esto crea moléculas altamente reactivas -radicales libres- que rápidamente interactúan con otra molécula para ganar electrones. Cuando estos radicales libres interactúan con biomoléculas importantes, como una proteína o el ADN, causan daños que pueden impedir que esa biomolécula funcione correctamente.

Cierta exposición a los contaminantes es inevitable, pero hay varias opciones de estilo de vida que aumentan la exposición a la contaminación y, por tanto, los radicales libres en el organismo. El tabaquismo, el consumo de alcohol y la exposición a pesticidas y otras sustancias químicas a través de los riesgos laborales aumentan significativamente los radicales libres. "Un cigarrillo contiene entre 10 y 16 radicales libres por calada, sólo por la combustión de materiales de carbono", afirma Kelley.

Además de los radicales libres producidos por la exposición a contaminantes, el cuerpo humano produce constantemente radicales libres durante un proceso utilizado para convertir los alimentos en energía, llamado fosforilación oxidativa.

"Tenemos mecanismos en las mitocondrias que eliminan los radicales libres, pero si se ven desbordados -si tenemos un exceso de nutrición, si comemos demasiada basura, si fumamos- el mecanismo de defensa no puede seguir el ritmo", explica Kelley.

A medida que el cuerpo envejece, la cantidad de daños causados por la formación de radicales libres es mayor que las defensas antioxidantes. Con el tiempo, el equilibrio entre ambos se inclina hacia el lado de los oxidantes, y el daño empieza a ganar a la reparación. Si nos exponemos a una mayor cantidad de contaminantes y acumulamos más radicales libres, este equilibrio se romperá aún más pronto, provocando un envejecimiento prematuro.

El problema del envejecimiento prematuro debido a los daños causados por los radicales libres es especialmente importante en Virginia Occidental. El estado tiene el mayor porcentaje de ciudadanos obesos de la nación y un alto índice de fumadores y trabajadores con ocupaciones de alta exposición a la contaminación.