Experto pide no olvidar la calidad de vida de los pacientes con Alzheimer a pesar de los nuevos tratamientos

Javier Olazarán
HM HOSPITALES - Archivo
Publicado 19/11/2018 14:58:38CET

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El doctor Javier Olazarán, director de la Unidad de Investigación y Tratamiento de los Trastornos de la Memoria de HM Hospitales, ha recordado que, a pesar de los nuevos avances en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer, como las modernas terapias biológicas, sigue siendo igual de importante "atender a los pacientes y sus cuidadores".

"Mientras llegan las terapias biológicas, no podemos dejar de atender a los pacientes y a sus cuidadores. A menudo, pequeñas actuaciones médicas o sociales, que ya están a nuestro alcance, cambian de forma significativa la situación del paciente y el cuidador, con enorme beneficio para su calidad de vida. El paciente podrá entender que no podemos curar, pero nunca entenderá que no podamos cuidarle", ha señalado durante la 'Jornada Avances en Demencias', que se ha celebrado en el Auditorio Reina Sofía del Hospital Universitario HM Sanchinarro con la asistencia de medio centenar de especialistas en enfermedades neurodegenerativas.

Entre esos avances, Olazarán ha relatado que el tratamiento con recambio plasmático con albúmina en pacientes con enfermedad de Alzheimer ha mostrado resultados positivos, "pero es una técnica invasiva, no exenta de ciertos riesgos, que hay que estudiar más en profundidad antes de que pueda ser aplicada de una forma sistemática".

La demencia es un deterioro de las capacidades cognitivas que dificulta de forma significativa o impide la realización de alguna de las actividades habituales, personales o sociales. La mayoría de las demencias son primarias, es decir neurodegenerativas. Entre éstas, las más frecuentes son la enfermedad de Alzheimer, la demencia con cuerpos de Lewy y el grupo de las degeneraciones lobulares frontotemporales. "Es una epidemia silenciosa que va horadando las capacidades más valiosas de la persona y que provoca un enorme sufrimiento en la familia del paciente", reflexiona el experto de HM Hospitales.

Según datos de la ONU, 50 millones de personas padecen algún tipo de demencia. De esta forma, la demencia se ha convertido en una de las principales amenazas de salud pública, una "epidemia silenciosa" cuyas muertes atribuidas entre el año 2000 y el 2016 se ha duplicado, convirtiéndose ya en la quinta causa de muerte en el mundo.

El aumento de la incidencia de las demencias, tal y como ha recordado el experto, se debe a que estas patologías "se van fraguando en el cerebro lentamente, probablemente como respuesta a daños o cambios de distinta índole (estrés oxidativo, alteraciones genéticas, etc.)". "Por tanto, el paso del tiempo, es decir, la mayor longevidad, que hace que la exposición a los agentes causales aumente, es la principal responsable del aumento de la incidencia", aseguró el Dr. Olazarán.

FAMILIARES Y CUIDADORES

La jornada ha pivotado también sobre el papel que tiene la asistencia terapéutica y emocional de familiares y cuidadores al enfermo con demencia. Al respecto, la presidenta de la Confederación Española de Familiares de Alzheimer (CEAFA), Rosa María Cantabrana, ha remarcado la necesidad de "visibilizar al cuidador, optimizar recursos y comprometer a toda la sociedad en la atención a las personas con demencia y a sus cuidadores".

"Los familiares son el principal vehículo trasmisor de tratamientos, pero sobre todo son los que garantizan la adaptación del entorno, de modo que el paciente puede mantener la mayor autonomía posible sin que existan accidentes. La adaptación del entorno, con adecuación de estímulos y que evite el error es clave para prevenir la aparición de los problemas afectivos y conductuales (alteración del pensamiento, ansiedad, depresión, etc.) que tanto sufrimiento causan en el paciente y en la familia", ha añadido Olazarán.

Contador