Publicado 12/11/2020 08:02CET

Envejecimiento saludable: beneficios de la vitamina D y los omega-3

Suplemento.
Suplemento. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ZBYNEK POSPISIL

   MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

   En 2030, una de cada tres personas en Europa tendrá más de 65 años, y todas estas personas querrán disfrutar de su vejez y llevar un estilo de vida activo. Sin embargo, para poder hacerlo, es fundamental que las personas mantengan su salud física y mental.

   Con el objetivo de conseguir un envejecimiento saludable, investigadores, dirigidos por la profesora de geriatra Heike Bischoff-Ferrari de la Universidad de Zúrich (Suiza), han examinado los efectos de medidas simples en la salud de adultos sanos de 70 años o más.

   Los resultados iniciales sugieren que la vitamina D, los ácidos grasos omega-3 y los ejercicios de entrenamiento de fuerza no mejoran significativamente la salud ósea, la función de las piernas y la memoria. Sin embargo, ciertos grupos de personas sí podrían beneficiarse de estas medidas, al conseguir evitar infecciones.

   Publicado el año pasado, el estudio VITAL realizado en Estados Unidos indicó que la vitamina D y los ácidos grasos omega-3 no reducen el riesgo de desarrollar un nuevo cáncer o enfermedades cardiovasculares importantes en hombres y mujeres de entre 50 y 60 años. Ahora, el estudio europeo más grande sobre vejez, el DO-HEALTH, ha investigado los efectos de estos suplementos sobre el envejecimiento.

   El proyecto, financiado con fondos europeos, está dirigido por Heike A. Bischoff-Ferrari, profesora de medicina geriátrica e investigación sobre el envejecimiento en la Universidad de Zúrich, directora de la clínica del Hospital Universitario de Zúrich y médico principal de la clínica universitaria de geriatría de los hospitales Waid y Triemli, en Zurich.

   Los primeros hallazgos del ensayo clínico de tres años publicado por el equipo internacional de investigadores no encontraron efectos sobre la función de las extremidades inferiores, la memoria o la incidencia de fracturas óseas. Sin embargo, los hallazgos del estudio sugieren que, en comparación con el grupo de control, algunos subgrupos experimentaron mayores beneficios de la suplementación con vitamina D y omega-3 cuando se trata de reducir las tasas de infección y la presión arterial sistólica.

   Para su estudio, los investigadores reclutaron a 2.157 hombres y mujeres relativamente sanos de 70 años o más que vivían en casa y no tenían afecciones preexistentes significativas. Aproximadamente la mitad de los participantes procedía de Suiza, seguida de Austria, Alemania, Francia y Portugal.

   Fueron asignados al azar en ocho grupos y no recibieron ninguna, una, dos o las tres siguientes intervenciones: suplementación de ácidos grasos omega-3 (1 gramo / día), suplementación de vitamina D (2000 UI / día) y / o una simple programa de ejercicios en casa. Ni los centros del ensayo ni los participantes sabían en qué grupo estaban. A los grupos de control se les administraron placebos y se realizaron ejercicios de control centrados en la flexibilidad articular.

   En cada uno de los tres años del estudio, los siete centros de prueba europeos llevaron a cabo visitas integrales de un día completo para observar la salud y las funciones de los participantes, mientras que también llevaron a cabo extensas encuestas por teléfono cada tres meses.

   Los investigadores examinaron, por ejemplo, la densidad ósea y muscular, la presión arterial, las funciones de la memoria, la velocidad de la marcha y biomarcadores importantes. Además, registraron hechos como nuevas enfermedades, infecciones, caídas, visitas al médico y estancias hospitalarias.

   "Nuestros hallazgos sugieren que la suplementación de vitamina D y omega-3 en adultos de 70 años o más que llevan un estilo de vida activo y no tienen condiciones preexistentes no brinda ningún beneficio en lo que respecta a la salud ósea, la memoria y la función muscular. Sin embargo, creemos que hay un efecto sobre las infecciones, como el Covid-19", dice Bischoff-Ferrari.

   Los omega-3 redujeron el riesgo de infecciones en un 11% en total, en particular para las infecciones de las vías respiratorias superiores (10%) y del tracto urinario (62%), mientras que la vitamina D redujo la presión arterial sistólica en los hombres en 2.5 mmHg y el riesgo de infecciones en participantes más jóvenes (70 a 74 años) en un 16%.

   "Dada la alta seguridad y los bajos costos de estos suplementos, así como la alta mortalidad asociada con las infecciones en los adultos mayores, estos hallazgos son muy relevantes para la salud de la población en general", señala Bischoff-Ferrari. Los efectos específicos de género de la vitamina D sobre la reducción de la presión arterial sistólica también justifican investigaciones adicionales.

   Los investigadores atribuyen la falta de efecto sobre la salud ósea, la función muscular y la memoria a la salud relativamente buena de los participantes del estudio, la mayoría de los cuales hacía ejercicio con regularidad. Además, aproximadamente la mitad de los participantes eran los llamados ancianos sanos, sin afecciones preexistentes o insuficiencia de vitamina D. Junto a la suplementación prescrita por el estudio, también se les permitió tomar 800 UI de vitamina D al día.

   "Por lo tanto, los resultados no contradicen la recomendación actual de la Oficina Federal de Salud Pública sobre los suplementos de vitamina D y la prevención de caídas para las personas mayores, ni los efectos preventivos probados de los programas de ejercicio", apunta Bischoff-Ferrari.

   El equipo del estudio ahora espera los resultados de las intervenciones de DO-HEALTH en lo que respecta a la prevención del cáncer, los niveles de colesterol, las enfermedades cardiovasculares, las caídas, la fragilidad y los costos de salud. "Entonces podremos evaluar completamente el papel de la suplementación en la geriatría preventiva", avanza Bischoff-Ferrari.

   En el futuro, también se espera que la base de datos integral y el biobanco establecidos para el estudio DO-HEALTH ayuden a evaluar el proceso de envejecimiento y los riesgos para la salud de cada persona de manera temprana e individual, con el objetivo de una prevención personalizada. "En última instancia, el objetivo de DO-HEALTH es permitir que más personas envejezcan de una manera saludable y activa", concluye Bischoff-Ferrari.

Contador