Dejar de tomar estatinas aumenta un 33% el riesgo de enfermedad cardiovascular en personas sanas de 75 años

Publicado 31/07/2019 8:04:39CET
Mayores, ancianos, sombrero
Mayores, ancianos, sombreroPIXABAY - Archivo

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un gran estudio a nivel nacional realizado en Francia sobre 120.173 personas que tenían 75 años entre 2012 y 2014 y había estado tomando estatinas de forma continua durante dos años, encontró que quienes dejaron de tomarlas tenían un riesgo 33% mayor de ser ingresados en un hospital con problemas de corazón o circulatorios durante un período de seguimiento promedio de 2,4 años, según publica el 'European Heart Journal'.

Se trata del primer trabajo en evaluar el impacto de interrumpir el tratamiento con estatinas tomadas para la prevención primaria en personas mayores. Estos fármacos reducen los riesgos en pacientes de cualquier edad que ya hayan sufrido problemas cardíacos o apoplejía. Sin embargo, hasta ahora no había quedado acreditada la eficacia de su uso en la prevención de estos eventos en personas sanas de 75 años o más, sin antecedentes previos de enfermedad cardiovascular.

El doctor Philippe Giral, endocrinólogo especialista en prevención de enfermedades cardiovasculares en el Hospital Pitié-Salpêtrière, de la Asistencia Pública-Hospitales de París, señala que, aunque se necesitan más estudios aleatorios antes de poder actualizar las directrices, aconsejaría a las personas mayores que toman estatinas para prevenir enfermedades cardiovasculares que continúen tomándolas.

"Para los pacientes, diríamos que si toma regularmente estatinas para el colesterol alto, le recomendamos que no suspenda el tratamiento cuando tenga 75 años. A los médicos, le recomendamos que no suspenda el tratamiento con estatinas para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares a sus pacientes de 75 años", precisa.

Los investigadores analizaron los datos de la base de datos de reclamaciones de seguros de salud nacionales franceses e información sobre diagnósticos hospitalarios y procedimientos clínicos. Pudieron obtener información completa sobre el uso de estatinas, especialmente porque están disponibles solo con receta, para toda la población francesa.

Observaron específicamente a todos los pacientes que habían cumplido 75 años entre 2012 y 2014, que habían estado tomando estatinas durante al menos el 80% del tiempo en los dos años anteriores. Incluyeron solo personas con buena salud cardiovascular en el análisis y excluyeron a todos los que habían sido diagnosticados con enfermedades cardiovasculares y a quienes tomaban otros medicamentos para tratar o prevenir problemas cardíacos o de vasos sanguíneos.

Los investigadores siguieron a los 120.173 pacientes durante un máximo de cuatro años (un promedio de 2,4 años). Durante este tiempo, el 14,3% (17.204 personas) dejó de tomar estatinas durante al menos tres meses consecutivos, y el 4,5% (5.396 personas) ingresó en el hospital por un problema cardiovascular.

Aquellos que suspendieron sus tratamientos tuvieron un riesgo 33% mayor de cualquier evento cardiovascular. La asociación fue más fuerte para los ingresos hospitalarios por problemas cardíacos; hubo un aumento del 46% en el riesgo de un evento coronario, mientras que el aumento del riesgo de un problema en los vasos sanguíneos, como un accidente cerebrovascular, fue del 26%.

"Estimamos que se producirían 2.5 eventos cardiovasculares adicionales por cada 100 personas dentro de los cuatro años entre los que suspendieron sus estatinas a la edad de 75 años en comparación con los que continuaron tomando sus estatinas", señala el doctor Giral.

Los investigadores enfatizan que este es un estudio observacional, retrospectivo, no aleatorio y, por lo tanto, no puede demostrar que la descontinuación de las estatinas pueda causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral, solo que esté asociado con él. Sin embargo, afirman que se utilizó una amplia información del paciente relacionada con la salud para mejorar sus estimaciones de la asociación y que sus resultados son consistentes con la relación conocida entre los niveles de colesterol y el riesgo cardiovascular.

El coautor del estudio, el profesor Joël Coste, epidemiólogo del Hospital Cochin, señala que, "mientras esperamos los resultados de los ensayos controlados aleatorios, estudios observacionales cuidadosamente realizados como este pueden proporcionar información útil para médicos y pacientes, y puede contribuir a establecer directrices más precisas sobre el uso de estatinas para la prevención primaria en ancianos".

Un metaanálisis reciente de datos de 40 países encontró una tasa de no adherencia del 40% entre los usuarios de estatinas de 65 años o más, y la población francesa total de personas de 75 años, de las cuales las personas en este estudio fueron derivado, tuvo una tasa similar de no adherencia entre los usuarios de estatinas: el 44% no había tomado estatinas durante al menos el 80% del tiempo en al menos uno de los dos años anteriores.

Las personas suspenden su tratamiento con estatinas por varias razones, de las cuales no todas son conocidas. En este estudio, los investigadores identificaron razones como otros problemas de salud, cáncer, ingreso hospitalario o cambios en la atención diaria (como el ingreso en una residencia de ancianos o problemas con la alimentación). Los efectos secundarios adversos también pueden ser una razón por la cual las personas podrían dejar de tomar estatinas.

Contador