Publicado 02/03/2021 10:07CET

Cuatro semanas de entrenamiento mejoran la forma física de los mayores en residencias durante un confinamiento

Mikel Izquierdo durante un entrenamiento.
Mikel Izquierdo durante un entrenamiento. - CIBERFES, UPNA Y U. MURCIA

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cuatro semanas de participación en el programa de ejercicio físico multicomponente 'Vivifrail' son suficientes para mejorar la forma física de las personas mayores durante periodos confinamiento domiciliario, según un estudio de la Universidad de Murcia y el CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES) de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) sobre personas de entre 75 y 100 años en residencias de mayores durante la primera ola de Covid, de marzo a junio de 2020.

En concreto, este programa multicomponente e individualizado, que incluye ejercicios para la mejora de la fuerza muscular, la resistencia cardiovascular, el equilibro y la movilidad articular, dirigido por educadores físico-deportivos titulados con la supervisión del equipo sanitario de cada centro, se desarrolló durante 4 semanas.

Después de este tiempo, un grupo de 12 personas completó 14 semanas más de entrenamiento y el otro (de 24) lo interrumpió durante ese plazo, debido a las medidas de confinamiento. En cada uno de estos tres periodos (inicio, tras 4 semanas y tras 18 semanas), los 36 participantes completaron una serie de tests de capacidad funcional, con pruebas de equilibrio, fuerza, agilidad y velocidad de marcha.

Así, los resultados del estudio de la Universidad de Murcia, en colaboración con investigadores del CIBERFES y la UPNA, que ha sido publicado en 'JAMDA', muestran que 4 semanas de entrenamiento fueron suficientes para mostrar mejoras significativas del 15 al 50 por ciento en todas las pruebas físicas. Estos avances fueron similares en ambos grupos pese a ser residentes de diferentes centros.

Por su parte, la muestra que continuó con el entrenamiento durante 14 semanas más siguió mejorando y, por el contrario, la que lo detuvo por el confinamiento vio disminuida su capacidad funcional, pero mantuvieron una mejor condición física en comparación con el estado inicial. Según explica el investigador CIBERFES-UPNA Mikel Izquierdo, "estos resultados se pueden explicar debido a la gran efectividad del programa en solo 4 semanas, logrando que el 21 por ciento de los participantes revirtiera su fragilidad y que el 46 por ciento lograra ser prácticamente autónomo en ese corto plazo".

El estudio, dentro del proyecto 'Heal', constata que las mejoras en salud a corto plazo después de 4 semanas de entrenamiento supervisado e individualizado en personas frágiles de entre 75 y 100 años persisten después de 14 semanas de inactividad forzada por causa del confinamiento, evitando parcialmente el deterioro funcional severo y la pérdida de fuerza.

"Estos resultados demuestran el impacto positivo y protector de las intervenciones en ejercicio agudo en residencias de mayores, y es más que recomendable introducir el programa de ejercicio físico multicomponente Vivifrail, cuyos vídeos se pueden descargar de forma gratuita en la web, en residencias y centros de cuidado como actividad esencial para protegerlos del deterioro funcional severo como consecuencia de condiciones estrictas de confinamiento", explica Izquierdo.

Así, los investigadores recuerdan que las residencias de mayores han sido "uno de los sectores más vulnerables y castigados por la pandemia". "Además de la elevada tasa de mortalidad del virus en personas mayores de 75 años, las medidas de confinamiento han tenido un impacto devastador como consecuencia de la falta de actividad física, aumentando la discapacidad funcional, el deterioro cognitivo y el riesgo de complicaciones severas por enfermedades y patologías previas a consecuencia de una mayor debilidad", sostienen.

Añaden que esto podría evitarse, por lo tanto, atendiendo a las evidencias que sostienen que el entrenamiento físico supervisado puede ser un tratamiento "tremendamente eficiente y sostenible", no solo para prevenir, sino para una mejor y más rápida recuperación de estas complicaciones en personas mayores hospitalizadas y con comorbilidad.