¿Cuál debe ser la presión de una persona de 80 años?

Actualizado 07/01/2020 17:25:51 CET
Blood Pressure gauge and heart
Blood Pressure gauge and heart - GETTY/ALEXRATHS - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los mayores de 80 años con presión arterial sistólica menor de 120 mmHG tienen menos riesgo de infarto, ictus o muerte, si bien tienen más probabilidades de padecer una peor función renal, según han observado un equipo de investigadores americanos en un estudio publicado en el 'Journal of the American Geriatrics Society'.

La presión arterial alta, o hipertensión, a veces se llama el 'asesino silencioso' porque produce pocos síntomas y porque si no se trata puede provocar ataques cardíacos, derrames cerebrales, enfermedad renal y otros problemas graves, incluido el riesgo de demencia.

El Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón recomiendan a las personas mayores de 65 años que mantengan su presión arterial sistólica en menos de 130 mmHg. Sin embargo, aquellos que tienen de 80 años suelen padecer otras enfermedades, tomar varios medicamentos y tener problemas cognitivos.

En la actualidad, tal y como han comentado los investigadores, todavía no se sabe con certeza si los riesgos o beneficios que tiene reducir la presión arterial sistólica a menos de 130 mmHg son los mismos para los mayores de 80 años que para las personas de entre 65 y 80 años.

Por este motivo, los científicos analizaron al grupo de personas con mayor edad y que habían sufrido un infarto o derrame cerebral, cambios en la función renal o deterioro cognitivo, entre otros problemas. También se estudió si las deficiencias en la función cognitiva o física tenían algún efecto sobre el control intensivo de la presión arterial.

En concreto, se analizaron a 1.167 personas de entre 84 y 90 años con una presión arterial sistólica basal de 142 mmHg. La mayoría de los participantes tenían al menos tres problemas salud crónicos, más de la mitad tomaban al menos cinco medicamentos y alrededor del 27 por ciento tenía antecedentes de enfermedad cardiaca.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de dos grupos. Un grupo recibió tratamiento "intensivo" dirigido a reducir su presión arterial a menos de 120 mmHg. El otro grupo recibió tratamiento para reducir su presión arterial a menos de 140 mmHg.

Las personas que recibieron tratamiento para reducir su presión arterial a menos de 120 mmHg experimentaron un menor riesgo de eventos de enfermedad cardiaca, así como un menor riesgo de deterioro cognitivo leve y muerte por todas las causas. Sin embargo, también experimentaron un mayor riesgo de disminuciones pequeñas, pero significativas, en la función renal, así como hospitalizaciones por daño renal a corto plazo.

Asimismo, los expertos observaron que intentar reducir la presión arterial sistólica a menos de 120 mmHg no aumentó el riesgo de caídas que causen lesiones. Si bien la tasa de desarrollo de demencia fue similar en los dos grupos, los participantes en el grupo intensivo de 120 mmHg tenían un 28 por ciento menos de probabilidades de desarrollar un deterioro cognitivo leve.

Al mismo tiempo, los investigadores informaron de que las personas con una mejor función cognitiva (recordar, pensar y tomar decisiones) al comienzo del estudio se beneficiaron más del control intensivo de la presión arterial y tenían menos riesgo de enfermedad cardiaca y muerte.

Contador

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Científicos creen que una vacuna contra el nuevo coronavirus podría estar lista en 3 meses

  2. 2

    China construiría en 10 días un hospital con 1.000 camas y moviliza a personal médico de todo el país hasta Wuhan

  3. 3

    España no pondrá controles en los aeropuertos por el coronavirus

  4. 4

    Causas del dolor de muñecas

  5. 5

    ¿Por qué comer y beber no se llevan bien con la anestesia? Estas son todas las razones