¿Por qué el cáncer 'desacelera' al final de la vida pero hay más casos en los ancianos?

Publicado 22/10/2019 14:33:29CET
Ki67 de las resecciones normales de colon. Se muestran ejemplos en un individuo de 26 años (A-B) comparado con un individuo de 80 años (C-D).
Ki67 de las resecciones normales de colon. Se muestran ejemplos en un individuo de 26 años (A-B) comparado con un individuo de 80 años (C-D). - JUSTIN POLING AND CHRISTINE IACOBUZIO-DONAHUE

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Oncológico Kimmel de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) han evidenciado que las tasas de división celular parecen disminuir "de manera consistente y marcada" en los humanos a edades más avanzadas.

Estos hallazgos, publicados en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', podrían ayudar a explicar por qué el cáncer, considerado durante mucho tiempo como una enfermedad del envejecimiento (la incidencia más alta se da entre las personas mayores de 65 años), se 'desacelera' en el extremo final de la vida humana.

El investigador principal del estudio, Bert Vogelstein, fue pionero en el descubrimiento de que el cáncer es estimulado por una acumulación de mutaciones genéticas causadas por errores que las células cometen al copiar el ADN durante la división celular. Así, muchas investigaciones en las últimas décadas han asumido que tales mutaciones se acumulan con el tiempo a un ritmo constante.

Sin embargo, cuando estos investigadores volvieron a analizar datos antiguos en docenas de artículos publicados como parte de este estudio, encontraron que las mutaciones se acumulan más lentamente en la vejez. Este análisis les llevó a sospechar que las tasas de división celular se desaceleran notablemente en la vejez, dando a las células menos posibilidades de acumular errores de ADN.

Para probar esta hipótesis, el equipo analizó las tasas de replicación celular en muestras de varios tejidos sanos recolectadas durante biopsias y otros procedimientos médicos de más de 300 pacientes entre los 20 y los 80 años. Los investigadores utilizaron colorantes para teñir varios marcadores moleculares estándar, como el anticuerpo Ki67, para calcular las tasas de multiplicación celular, tanto 'a ojo' como con programas informáticos automatizados.

Sus hallazgos muestran que las tasas de división celular se redujeron en cerca de un 40 por ciento en las muestras de tejido del colon recolectadas de pacientes de más de 80 años, en comparación con las de más de 20 años. De manera similar, en las muestras de tejido esofágico, la tasa de división se redujo en un 25 por ciento en los ancianos en comparación con los pacientes más jóvenes.

En el duodeno, al principio del intestino delgado, la tasa se redujo en un 26 por ciento en los ancianos, y en el tejido sinonasal etmoidal posterior, que se encuentra cerca de la nariz, la tasa se redujo en un 83 por ciento en los mayores.

Los hallazgos tienen numerosas implicaciones para comprender mejor el cáncer y el envejecimiento, según los investigadores. Por ejemplo, hace tiempo que se sabe que la incidencia de la mayoría de los cánceres humanos aumenta exponencialmente a lo largo de la vida de una persona, pero se desacelera o incluso se estabiliza en el caso de varios cánceres hacia el final de la vida, un fenómeno que no tendría sentido si las células siempre se estuvieran dividiendo y acumulando mutaciones a la misma velocidad.

Contador