Actualizado 15/12/2016 17:00 CET

Los cambios de rutina en la Navidad pueden afectar a la salud física y psicológica de las personas mayores

Anciano. Jubilación.
REUTERS

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los cambios de rutina en la Navidad pueden afectar a la salud física y psicológica de las personas mayores, al igual que las bajas temperaturas, tal y como ha avisado el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, David Curto.

"En el ámbito de la nutrición, la variación de frecuencia y cantidad de comidas durante este período afecta a todas las personas pero son los mayores los que suelen verse más afectados debido a un proceso digestivo más pesado y lento así como a la interferencia con otras dolencias propias de la edad. También porque hablamos de comidas copiosas, con abundancia de grasas y con una elevada mezcla de hidratos y proteínas", ha explicado.

Por ello, el experto ha destacado la importancia de que las comidas para las personas mayores sean en estas fechas equilibradas, variadas y gastronómicamente apetecibles, para que puedan disfrutar sin que una mala digestión "les arruine la velada".

Asimismo, ha recordado que el aporte calórico extra contribuye de manera positiva a la prevención de problemas asociados al frío, como afecciones cardiovasculares, respiratorias y reumatológicas, al tiempo que ha aconsejado aumentar la frecuencia del lavado de manos, protegerse de los cambios bruscos de temperatura, ventilar los espacios concurridos y utilizar prendas de abrigo adaptadas son otras recomendaciones clave.

Finalmente, el experto ha aconsejado implicar al mayor en las fiestas de Navidad, hacerle partícipe de las actividades y que estén y jueguen con los más pequeños, ya que no sólo se potencia el estado de ánimo positivo, sino que también se refuerza la estimulación cognitiva.