Una buena microbiota, esencial para un envejecimiento saludable

Jornada de investigadores y representantes de la industria farmacéutica organizada por la Facultad de Ciencias de la Vida y de la Naturaleza de la Universidad Nebrija.
Jornada de investigadores y representantes de la industria farmacéutica organizada por la Facultad de Ciencias de la Vida y de la Naturaleza de la Universidad Nebrija. - UNIVERSIDAD DE NEBRIJA
Publicado: viernes, 15 marzo 2024 15:13

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La enfermera y directora del Grado en Enfermería de la Universidad Nebrija, Esther Martínez Miguel, ha señalado que, para un envejecimiento saludable, "resulta fundamental mantener una buena y resiliente microbiota".

Así lo ha señalado en una jornada de investigadores y representantes de la industria farmacéutica organizada por la Facultad de Ciencias de la Vida y de la Naturaleza de la Universidad Nebrija. "Se puede trabajar en muchos pacientes la modulación de la microbiota por muchas vías", ha declarado. Para ello, es importante una "buena barrera intestinal" que impida un intestino permeable a las toxinas y a los deshechos.

"Realizamos un tratamiento del intestino desde esa perspectiva, pero no solo desde un punto de vista digestivo", ha precisado Silvia Gómez Senent, directora del máster de Microbiota Humana de esta universidad. Los problemas gastrointestinales, para el psicólogo Víctor Echeverry, han abierto el camino a la investigación actual, que se centra en analizar las alteraciones en patologías concretas, no solo digestivas.

Una vez que se describen esas alteraciones de las poblaciones bacterianas, entran los estudios con animales transgénicos para luego llegar a un tercer estadio: el trasplante de microbiota fecal, la transferencia de heces de un donante sano a un receptor enfermo.

"En el eje intestino-cerebro, la perspectiva es muy esperanzadora ya no solo en las enfermedades neurodegenerativas, sino también en las alteraciones psicológicas o en la mejora de funciones cognitivas", ha afirmado Echeverry.

Las enfermedades que abren un campo de actuación sobre la microbiota y sobre la barrera intestinal son las digestivas como las diarreas, el intestino irritable o la inflamación intestinal; las autoinmunes; las que afectan a la piel; las articulares; y las neurodegenerativas.

"Incluso en diagnósticos minoritarios intentamos personalizar el tratamiento. Sobre la fatiga crónica, una enfermedad muy invalidante, tenemos buenas experiencias modulando la microbiota y actuando en la barrera intestinal", ha señalado.

A juicio de Gómez Senent, es necesaria la interrelación de médicos de todas las especialidades que estén formados en microbiota "porque cada vez hay más evidencias del papel de la microbiota en las enfermedades".

En ese reto, el apoyo de la industria farmacéutica en proyectos comunes para avanzar de la mano "puede permitir extrapolar resultados".

FORMACIÓN INMINENTE

Los equipos interprofesionales como médicos, nutricionistas, enfermeros, profesionales del deporte y psicólogos están poco a poco surgiendo, aunque para los expertos de la Universidad Nebrija hace falta "de manera inminente" formar a los clínicos y ocuparse especialmente de la salud de las mujeres, que está "desatendida" en este aspecto.

"Muchas veces hay resultados positivos, pero no están apoyados en la investigación. Realmente estamos en los inicios. Muchos esfuerzos se quedan en el laboratorio, por eso, la industria debe desempeñar un papel principal para adentrarnos en estudios completos", explica Echeverry.

Los tres profesores e investigadores de la Universidad Nebrija han recordado prácticas básicas para mantener una microbiota sana: comer alimentos puros --ningún envasado, procesado o precocinado--, practicar actividad física, gestionar correctamente los picos de estrés y no fumar ni beber alcohol.

El descanso es otra de las acciones que se descuidan. "Hay estudios de alteraciones en la microbiota que liberan metabolitos que alteran el sueño. Esos estudios demuestran que turnos largos de trabajo producen una alteración de la microbiota", ha argumentado Esther Martínez Miguel.

SISTEMA DE SALUD

Incluir en el sistema de salud respuestas profesionales que ayuden a modular correctamente la microbiota de los pacientes ha sido otro de los aspectos que han salido a relucir en el debate.

"Las modas en medicina me dan un poco de miedo. Nos encontramos con personas que en redes sociales dicen saber mucho de microbiota. Para combatir esto, los profesionales de la salud tenemos que formarnos con rigor", advierte Gómez Senent.

Contador