Publicado 22/04/2020 7:49:40 +02:00CET

El aislamiento social, vinculado a un mayor riesgo de ingreso hospitalario por enfermedad respiratoria en mayores

Anciana, señora mayor,
Anciana, señora mayor, - FLICKR/CHRIS MARCHANT - Archivo

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El aislamiento social está relacionado con un mayor riesgo de ingreso hospitalario por enfermedad respiratoria entre los adultos mayores, sugiere una investigación publicada en línea en la revista 'Thorax'. Los resultados indican que este riesgo es independiente de otros factores potencialmente influyentes, como la salud general y el estilo de vida.

Los ingresos hospitalarios causados por enfermedades respiratorias ocupan un lugar destacado en las crisis de camas de invierno y el hacinamiento en las urgencias de los hospitales.

Aunque el aislamiento social y la soledad están asociados con el ingreso al hospital por diversas afecciones de salud, no está claro si los adultos socialmente aislados con afecciones respiratorias también podrían estar en riesgo.

Para explorar esto más a fondo, los investigadores vincularon los registros hospitalarios y las estadísticas de muertes de 4.478 personas que participaron en el Estudio Longitudinal Inglés sobre el Envejecimiento (ELSA) del Reino Unido, un estudio a largo plazo representativo a nivel nacional de adultos mayores.

El aislamiento social se midió en términos de si esa persona vivía sola o no (aislamiento doméstico); cuánto contacto social tenían con amigos y familiares (aislamiento social); y cuánta participación social tenían, incluso con voluntariado, actividades culturales y participación con grupos comunitarios. La soledad se midió utilizando una escala validada (UCLA).

También se recopiló información sobre factores potencialmente influyentes. Entre otras cosas, esto incluía el género, etnia, educación, ingresos del hogar, privación de área, condiciones de salud subyacentes, incluida la EPOC no diagnosticada (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y estilo de vida, como fumar y niveles de actividad física.

Luego se realizó un seguimiento de la salud de los participantes hasta enero de 2018 o la muerte, lo que ocurriera primero, con un período de control promedio de 9 años y medio.

Alrededor de uno de cada 10 (11%) de los participantes del estudio fueron ingresados en el hospital debido a una enfermedad respiratoria.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, la soledad y los niveles de contacto social con amigos y familiares no se asociaron con un mayor riesgo de admisión. Pero vivir solo y un compromiso social deficiente se asociaron, respectivamente, con mayores riesgos de 32% y 24%.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, pero los investigadores señalan que sus hallazgos coinciden con los de otros estudios publicados que vinculan el aislamiento social y la soledad con una peor salud.

En un intento por explicar las asociaciones que encontraron, los investigadores sugieren que las personas que están socialmente aisladas pueden estar más inactivas físicamente y fumar más, y es menos probable que se les solicite ver a un médico cuando aparecen los primeros síntomas. Los médicos también pueden sentirse más tentados a admitirlos en el hospital debido al mayor riesgo de caídas entre quienes viven solos.

"Los adultos mayores que viven solos con afecciones pulmonares existentes pueden beneficiarse de un apoyo comunitario específico adicional para tratar de reducir el riesgo de ingresos hospitalarios", sugieren los investigadores.

"El despliegue de los esquemas de prescripción social puede presentar oportunidades para referir a esos individuos a actividades comunitarias de participación social", concluyen.

La autora principal, profesora asociada Daisy Fancourt, de Psicobiología y Epidemiología/Wellcome Research Fellow, del Departamento de Investigación de Ciencias del Comportamiento y Salud, del University College de Londres precisa que, "si bien este estudio de investigación se centró en la enfermedad respiratoria, plantea preguntas sobre si y cómo los ingresos hospitalarios por otras afecciones respiratorias como el covid-19 pueden estar relacionados con factores sociales como el aislamiento, además de factores biomédicos".