El 75% de los ictus que ocurren en España afectan a personas mayores de 65 años

Actualizado 26/07/2017 13:25:01 CET
Día Mundial del Ictus
THINKSTOCK

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 75 por ciento de los ictus que ocurren en España afectan a personas mayores de 65 años, según han informado expertos de Boehringer Ingelheim con motivo de la celebración del Día de los Abuelos.

Y es que, se calcula que en el año 2025, más de 1,2 millones de españoles habrán sobrevivido a un ictus. Teniendo en cuenta que la cardiopatía isquémica y los ictus son las principales causas de fallecimiento, así como de discapacidad moderada y grave en los mayores de 60 años, los expertos han recordado la importancia de la prevención.

Además, entre otras enfermedades cardiovasculares, la prevalencia e incidencia de la insuficiencia cardiaca se duplica cada década a partir de los 40-45 años, siendo ya la causa de mayor frecuencia de hospitalización entre mayores de 65 años. Asimismo, las enfermedades cardiovasculares suelen ir asociadas a otras comorbilidades.

Por esta razón, los especialistas han subrayado la necesidad de promover un estilo de vida y comportamiento saludables en todas las edades, ayudando así a prevenir o retrasar la aparición de enfermedades crónicas en la vejez. De hecho, el estudio 'Interheart' demostró que, a cualquier edad, una actividad física regular y mantenida ejerce un efecto protector contra el infarto agudo de miocardio, hasta el punto de señalar la inactividad como un riesgo del 12,2 por ciento mayor para esta patología.

ACTIVIDAD FÍSICA Y DIETA SANA

Entre los beneficios para la salud se incluyen un mejor balance muscular, coordinación motora, fuerza, flexibilidad, resistencia aeróbica y cardiovascular, además de un mejor metabolismo. La actividad física también contribuye a la prevención y tratamiento de patologías, entre ellas enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y diabetes tipo II. Por otra parte, la actividad física juega un papel importante en la salud mental de las personas.

Además, un estilo de vida activo debe ir acompañado de una alimentación saludable. Y es que, las personas de edad avanzada tienen tendencia a modificar sus hábitos alimentarios, reduciendo el número y la cantidad de comidas y bebidas, lo que puede llevarles a un estado de malnutrición o incluso desnutrición. Por ello, los expertos han recomendado primar el consumo de verduras y hortalizas, acompañadas de cereales integrales y proteínas magras como el pollo y el pavo, además de pescados.

"La actividad física y un estilo de vida cardiosaludable son clave para un buen envejecimiento físico, psíquico y social. La OMS recomienda realizar 30 minutos al día de ejercicio para prevenir el ictus, y la edad no debe ser un obstáculo para ello. Desde Boehringer Ingelheim queremos animar a nuestros mayores a cuidar su salud y por ello trabajamos continuamente en campañas de información. En esta ocasión, proponemos una serie de consejos para ayudarles a mantenerse activos", ha comentado el director médico de Boehringer Ingelheim España, Holger Gellermann.