El 20% de las personas mayores de 65 años sufre apneas-hipopneas del sueño

Un anciano descansa en un banco
PIXABAY - Archivo
Publicado 09/10/2018 17:02:44CET

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Entre el 6 y el 8 por ciento de la población española sufre el síndrome de apneas-hipopneas del sueño, cifra que aumenta hasta el 20 por ciento en el caso de las personas mayores de 65 años, según se ha puesto de manifiesto durante el V Taller de trastornos del sueño para técnicos, organizado por la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid).

El sueño patológico se encuentra asociado a varias enfermedades neurológicas, como la depresión o el Parkinson; a alteraciones endocrinas, como la diabetes mellitus y la obesidad; a cardiovasculares, como la hipertensión arterial y los infartos cardíacos y cerebrales; al control del sistema inmunitario y al desarrollo de distintos cánceres.

Además, estas patologías están involucradas en casi el doble de los accidentes laborales en comparación con los trabajadores que no sufren apneas-hipopneas del sueño.

El tratamiento de la apnea del sueño "más frecuente es la presión positiva continua en las vías respiratorias, aunque también se puede tratar con el dispositivo de avance mandibular y puede ser necesaria cirugía"m ha explicado la enfermera de la Unidad de Sueño del Hospital 12 de Octubre (Madrid), Ana Candel Pizarro.

"Cualquiera de ellos debe ir acompañado de medidas comunes como la pérdida de peso, dejar de fumar, evitar tomar alcohol (sobre todo a última hora del día) y dormir en postura supina y no tomar benzodiacepinas", ha añadido.

Durante la jornada también se ha puesto de manifiesto que aproximadamente un 30 por ciento de los españoles ha padecido alguna vez insomnio.

El insomnio se trata con la mejora "de la higiene del sueño, reducir o eliminar aquellas actividades que puedan entorpecerlo, como llevar a cabo una actividad física fuerte antes de ir a dormir o el uso del móvil en la cama, e intentar evitar el miedo a irnos a dormir porque en noches anteriores tuvimos problemas para conciliar el sueño", ha indicado la experta.

"En algunos casos puede ser beneficioso incluso tomar melatonina", ha continuado Candel, pero ha señalado que los fármacos para dormir siempre han de ser la última opción y se debe reevaluarse periódicamente si está indicado tomarlos.

OTRAS PATOLOGÍAS

En cuanto a la narcolepsia, Candel ha detallado que "es muy importante llevar un horario de sueño regular, evitar el alcohol y los fármacos depresores del sistema nervioso central. Se recomienda dormir siestas de entre 10 y 15 minutos durante el día y en algunos casos se pueden prescribir fármacos".

La jornada también ha reservado tiempo para tratar los trastornos del ritmo circadiano. Los ritmos biológicos se desarrollan de forma cíclica, regulando las funciones fisiológicas para que se repitan cada 24 horas.

El ritmo circadiano de sueño se regula de la misma forma, sincronizado sobre todo en relación con la luz y la oscuridad o el día o la noche. Cuando estos sincronizadores externos e internos integrados perfectamente entre sí se desequilibran, se produce este trastorno de sueño.

"Tiene efectos negativos para el mantenimiento de funciones de nuestro organismo y puede provocar alteraciones en la producción de hormonas, como la resistencia a la insulina o alteraciones del crecimiento en niños; alteraciones en la consolidación de la memoria; problemas de comportamiento y rendimiento escolar o laboral; depresión y ansiedad. Además, se asocia con alteraciones inmunitarias y procesos crónicos", ha apuntado, por su parte, la neumóloga del Hospital Universitario del Tajo, la doctora Cristina López.

Para tratarlo, "se debe resincronizar el ritmo biológico", ha dicho López. Para ello hay que poner en orden los reguladores alterados. "Lo más importante es hacer nuestros horarios lo más regulares posibles, como una buena rutina de ir a dormir a la misma hora y que se ajuste con los horarios de luz y oscuridad", ha revelado López.

También sirve "fijar horarios de comidas; evitar exposición lumínica con ordenadores, móviles, LEDS potentes antes de dormir; hacer ejercicio regular durante el día pero no a última hora y una exposición solar durante al menos 2 horas", ha concluido.

No obstante, antes de tratar cualquiera de estos problemas del sueño "se han de descartar enfermedades subyacentes causantes de los síntomas", ha puntualizado Candel.