Vinculan los fármacos para la acidez estomacal con cáncer de estómago y enfermedades en riñón y corazón

Los nuevos tratamientos disponibles ayudan a controlar el dolor oncológico en el 95% de los casos
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SOUTH_AGENCY - Archivo
Publicado 30/05/2019 18:28:38CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El uso prolongado de medicamentos para tratar la acidez gástrica, las úlceras y el reflujo ácido está asociado con un mayor riesgo de muerte prematura, cáncer de estómago y enfermedades del corazón y los riñones, según ha demostrado un estudio de la Washington University en St. Louis (Estados Unidos).

De acuerdo con sus hallazgos, publicados en la revista 'British Medical Journal', el riesgo de muerte aumenta cuanto más tiempo se usan estos fármacos, denominados inhibidores de la bomba de protones (IBP). "Tomar IBP durante muchos meses o años no es seguro, y ahora tenemos una imagen más clara de las enfermedades asociadas a largo plazo", explica el autor principal del trabajo, Ziyad Al-Aly.

Otros investigadores han relacionado de forma independiente los IBP con problemas de salud adversos como la demencia, las fracturas óseas, las enfermedades cardíacas y la neumonía, entre otros. Los IBP ofrecen alivio al reducir el ácido gástrico. Se encuentran entre las clases de medicamentos más utilizados tanto en España, como en Europa o Estados Unidos.

Los investigadores examinaron los registros médicos en una base de datos del Departamento de Asuntos de Veteranos de EEUU entre julio de 2002 y junio de 2004. Así, identificaron a 157.625 personas, en su mayoría hombres caucásicos de 65 años de edad o más, que habían sido recetados recientemente con IBP, y a 56.842 personas con otra clase de medicamentos para la supresión del ácido gástrico conocidos como bloqueadores H2. Hicieron un seguimiento de los pacientes, 214.467 en total, durante hasta 10 años.

Según sus cálculos, se produjo un aumento de 17 por ciento en el riesgo de muerte en el grupo de IBP en comparación con el grupo de bloqueadores H2. Calcularon 45 muertes en exceso atribuibles al uso de IBP a largo plazo por cada 1.000 personas. Las tasas de mortalidad de los IBP fueron de 387 por cada 1.000 personas, y las tasas de mortalidad de los bloqueadores H2 fueron de 342 por cada 1.000. "Dados los millones de personas que toman IBP con regularidad, esto se traduce en miles de muertes en exceso cada año", comenta Al-Aly.

El uso de IBP se asoció con muertes causadas por enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica y cáncer gastrointestinal superior. Específicamente, 15 de cada 1.000 de los usuarios de IBP murieron de enfermedad cardiaca; cuatro de cada 1.000 de enfermedad renal crónica y dos de cada 1.000 de cáncer estomacal. Las tasas de mortalidad por enfermedad cardiovascular fueron de 88 en el grupo de IBP y 73 en el grupo de bloqueadores H2. Para el cáncer de estómago, las tasas de mortalidad fueron seis en el grupo de IBP y cuatro en el grupo de bloqueadores H2. Las tasas de mortalidad por enfermedad renal crónica fueron de ocho y cuatro en los grupos de bloqueadores PPI y H2, respectivamente.

Además, el estudio demostró que más de la mitad de las personas que tomaban IBP lo hacían sin necesidad médica, aunque los datos no indicaban por qué a los pacientes se les habían recetado. Entre este grupo, las muertes relacionadas con los IBP fueron más comunes, con casi 23 personas por cada 1.000 muriendo de enfermedad cardiaca, casi cinco por cada 1.000 de enfermedad renal crónica y tres de cáncer de estómago.

Contador

Para leer más