Publicado 01/06/2022 13:50

La vacuna de Moderna genera los niveles más altos de anticuerpos y la de Janssen los más bajos

Archivo - Representación creativa de las partículas del virus del SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.
Archivo - Representación creativa de las partículas del virus del SARS-CoV-2, causante de la COVID-19. - NIAID - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto de Inmunología de La Jolla (Estados Unidos) han publicado el primer análisis de cómo cuatro tipos de vacunas contra la COVID-19 preparan al organismo para combatir el SARS-CoV-2.

En concreto, su estudio, publicado en la revista científica 'Cell', ha analizado en profundidad cómo cambian las células T, las células B y los niveles de anticuerpos en los seis meses siguientes a la vacunación. Este es el primer estudio de la historia que compara cómo tres tipos de vacunas diferentes desencadenan una respuesta inmunitaria contra el mismo patógeno.

"Este estudio es importante porque nos permite responder a cómo se comportan las diferentes vacunas en cuanto a la inducción de respuestas inmunitarias", ha explicado uno de los responsables de la investigación, Alessandro Sette.

Los investigadores estudiaron las respuestas inmunitarias humanas a las vacunas ARNm (Pfizer-BioNTech y Moderna), la adyuvada basada en proteínas recombinantes (Novavax) y la basada en vectores virales (Janssen). Las cuatro vacunas de este estudio se diseñaron para preparar al sistema inmunitario para luchar contra el mismo objetivo, la proteína 'spike' del SARS-CoV-2.

Según sus hallazgos, después de seis meses, los que recibieron la vacuna de Moderna tenían los niveles más altos de anticuerpos neutralizantes, seguidos por los que recibieron las vacunas de Pfizer-BioNTech y Novavax.

En contraste, la vacuna de Janssen produjo los niveles más bajos de anticuerpos neutralizantes. Sin embargo, los participantes que recibieron la vacuna de Janssen tuvieron el mayor porcentaje de células B con memoria después de seis meses.

Todos los participantes conservaron un porcentaje similar de células T "auxiliares" CD4+ con memoria contra el virus; mientras que la vacuna de Novavax produjo los niveles más bajos de células T "asesinas" CD8+. Se observó una mayor respuesta de CD8+ en los que recibieron las vacunas de Pfizer-BioNTech, Moderna o Janssen. En general, después de seis meses, sólo entre el 60 y el 70 por ciento de los participantes conservaban células T CD8+ con memoria.

Así, el estudio confirma que la mayoría de las personas conservan cierta respuesta inmunitaria al SARS-CoV-2, independientemente de la vacuna que reciban. En cualquier caso, los investigadores advierten de que esta memoria inmunitaria puede no prevenir la infección, aunque parece ayudar a combatir la enfermedad grave.

"Aunque es difícil mantener un alto nivel de anticuerpos neutralizantes a largo plazo, la presencia de una inmunidad celular estable demuestra que el sistema inmunitario puede reactivarse muy rápidamente, en cuestión de días, si se produce una infección", ha afirmado Sette.

En el futuro, los investigadores están interesados en los efectos de las inyecciones de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 en la memoria inmunitaria a largo plazo. Los científicos también están vigilando de cerca las respuestas de las células inmunitarias a las nuevas variantes y actualmente están analizando las respuestas inmunitarias de las personas que fueron vacunadas y que posteriormente se infectaron.

Más información