Publicado 12/03/2021 12:06CET

La Universidad Autónoma de Madrid y AstraZeneca crean una cátedra para investigar sobre enfermedad renal crónica

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha presentado la nueva 'Cátedra de Enfermedad Renal Crónica (ERC) y Alteraciones hidroelectrolíticas', en colaboración con AstraZeneca, con el fin de promover la difusión del conocimiento de la enfermedad renal y la hiperpotasemia (exceso de potasio en la sangre) a toda la sociedad, así como para apoyar la investigación y la docencia en esta área.

De esta forma, se busca facilitar el intercambio de experiencias entre profesionales sanitarios y contribuir con iniciativas encaminadas a nuevas formas innovadoras y eficaces de enseñar a profesionales sanitarios, pacientes o familiares las características de estas patologías. La cátedra, con una duración de tres años, impulsará proyectos de investigación clínica y pre-clínica en el ámbito de la ERC e hiperpotasemia.

El director de la cátedra, el doctor Alberto Ortiz, catedrático del Departamento de Medicina de la Facultad de Medicina de la UAM y jefe del Servicio de Nefrología e Hipertensión del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, ha señalado que la ERC es un grave problema de salud, no suficientemente visualizado por las autoridades sanitarias. "Además del crecimiento progresivo de la enfermedad en número de afectados y como causa de muerte, se trata también del factor de riesgo más frecuente para COVID-19 mortal y el factor de riesgo que más aumenta el riesgo de muerte para la COVID-19", señala. "Desde esta cátedra abordaremos de forma holística la problemática de la enfermedad renal y sus consecuencias como la hiperpotasemia", ha explicado.

Por su parte, la directora Médica y de Asuntos Regulatorios de AstraZeneca, Ana Pérez, resalta que "esta cátedra ejemplifica el compromiso de la industria farmacéutica y el sector salud con la investigación y la docencia de la mano de una institución de referencia como la Universidad Autónoma de Madrid". Así, ha señalado que el objetivo de la compañía es "ayudar a modificar o detener el curso natural de las enfermedades renales, y para ello es clave impulsar la actividad investigadora y docente".

La ERC aumenta el riesgo cardiovascular y favorece la aparición de alteraciones hidroelectrolíticas como la hiperpotasemia, que condiciona la dieta y, en concreto, puede limitar la ingesta de alimentos sanos como las frutas y las verduras. Por ello, esta cátedra tiene como objetivo, además, colaborar activamente con las Sociedades Españolas de Nefrología (SEN), Cardiología (SEC), Medicina de Emergencias (SEMES) y Medicina Interna (SEMI) de cara a favorecer el intercambio de experiencias investigadoras y de conocimiento, dirigidas a mejorar la comprensión y el manejo del paciente cardiorenal. Con la vista puesta en la mejora de la calidad de vida de los pacientes, se desarrollarán programas que favorezcan la prevención de complicaciones hidroelectrolíticas y vasculares asociadas a la ERC.

Para leer más