Publicado 30/09/2021 07:39CET

Terapia hormonal y riesgo de demencia, ¿hay algún vínculo?

Archivo - Pastillas, fármacos, analgésicos.
Archivo - Pastillas, fármacos, analgésicos. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LIDERINA - Archivo

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación, dirigida por expertos de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, ha demostrado que el uso de la terapia hormonal para la menopausia o terapia hormonal sustitutiva (THS) no está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar demencia.

El estudio, dirigido por la doctora Yana Vinogradova, de la Facultad de Medicina de la Universidad, y publicado en el 'BMJ', ofrece las estimaciones de riesgo más completas y fiables hasta la fecha, y los resultados deberían tranquilizar a las mujeres que necesitan THS.

El amplio estudio realizado en el Reino Unido, basado en los registros clínicos de muchos años de mujeres representativas de la población general, ha demostrado que esto es así independientemente del tipo de hormona, la dosis o la duración del uso.

Sólo en el subgrupo de mujeres con un diagnóstico específico de enfermedad de Alzheimer se encontró una pequeña asociación de riesgo creciente para el uso de tratamientos con estrógenos y progestágenos, pero esto fue medible sólo después de un uso a largo plazo de cinco años o más.

La THS alivia síntomas como los sofocos, los trastornos del sueño, los cambios de humor, las pérdidas de memoria y la depresión que experimentan muchas mujeres durante la menopausia. Algunos síntomas son similares a los primeros signos de desarrollo de la demencia, y los resultados de estudios de laboratorio y pequeños ensayos han sugerido una posible relación beneficiosa entre los estrógenos y el deterioro cerebral relacionado con la edad.

Sin embargo, el Estudio de la Memoria de la Iniciativa de Salud de la Mujer informó de un mayor riesgo de desarrollar demencia en las usuarias de tratamientos combinados de estrógenos y progestágenos, y un reciente estudio finlandés a gran escala ha mostrado un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, no sólo en las usuarias de tratamientos combinados, sino también en las de terapia de sólo estrógenos.

Todos los estudios existentes presentaban una serie de puntos débiles: tamaño, periodo para el que se disponía de datos, limitaciones en la gama de tratamientos cubiertos o problemas metodológicos

Los investigadores de las universidades británicas de Nottingham, Oxford y Southampton diseñaron un estudio utilizando dos de las mayores bases de datos de atención primaria del Reino Unido (QResearch y CPRD), que contienen registros de los diagnósticos realizados y las prescripciones emitidas y tienen enlaces con los registros hospitalarios y otras recopilaciones de datos.

Esto ha permitido a los investigadores explorar en detalle los resultados de la demencia para las mujeres que utilizan cualquiera de los tratamientos de MHT comúnmente prescritos en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido durante un largo período.

El análisis se basó en 118.501 mujeres de 55 años o más a las que se les diagnosticó demencia entre 1998 y 2020 (casos), y 497.416 mujeres emparejadas por edad y práctica general, pero sin registros de demencia (controles).

Los datos extraídos de las recetas de THS emitidas más de tres años antes del diagnóstico del caso incluían detalles del tipo de hormona, la dosis y el método de administración. También se tuvieron en cuenta en el análisis otros factores relevantes, como los antecedentes familiares, el tabaquismo, el consumo de alcohol, las enfermedades preexistentes (comorbilidades) y otros fármacos prescritos. En total, 16.291 (14%) casos y 68.726 (14%) controles habían estado expuestos a THS en el periodo de estudio.

Tras ajustar todos los factores de confusión disponibles, el análisis no mostró ninguna asociación general entre el uso de THS y el riesgo de desarrollar demencia. Estos resultados fueron los mismos en todos los tratamientos y métodos de aplicación (píldoras, parches, cremas o dispositivos), y no se vieron afectados por la dosis o la duración del tratamiento.

En consonancia con los estudios biológicos, dentro del subgrupo de casos diagnosticados menores de 80 años que habían estado tomando una terapia de sólo estrógenos durante 10 años o más, los investigadores informaron de una ligera disminución del riesgo de demencia.

Los investigadores reconocen algunas limitaciones en sus datos, como el registro incompleto de los síntomas de la menopausia, especialmente en el caso de las mujeres registradas después de la menopausia, que pueden haber afectado a sus resultados. Sin embargo, afirman que este estudio, basado en registros del "mundo real" de la población general, "aporta claridad a los hallazgos previamente inconsistentes y debería tranquilizar a las mujeres que necesitan terapia hormonal para la menopausia".

Los investigadores también afirman que "este estudio proporciona las estimaciones más detalladas del riesgo para los tratamientos individuales, y los resultados están en consonancia con las preocupaciones existentes en las directrices sobre la exposición a largo plazo a los tratamientos de terapia hormonal combinada".

En este sentido, la doctora Vinogradova, resalta que estos resultados "tranquilizarán a las mujeres que necesitan una terapia hormonal para la menopausia y facilitarán las conversaciones entre médicos y pacientes sobre los tratamientos más seguros. Esperamos que también sean útiles para otros profesionales de la salud y responsables políticos", concluye.

Contador