Publicado 11/03/2022 08:07

La terapia celular mejora los signos y síntomas de la distrofia muscular de Duchenne

Archivo - Silla de ruedas.
Archivo - Silla de ruedas. - MLADEN SLADOJEVIC - Archivo

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico realizado en UC Davis Health, de la Universidad de California, y otros seis centros de Estados Unidos ha demostrado que una terapia celular es prometedora para los pacientes con distrofia muscular de Duchenne (DMD) en fase avanzada, un raro trastorno genético que provoca la pérdida de masa muscular y deficiencias físicas en los jóvenes, según publican los investigadores en 'The Lancet'.

La terapia parece ser segura y eficaz para detener el deterioro de las funciones de las extremidades superiores y del corazón. Es el primer tratamiento que produce mejoras funcionales significativas en los casos más graves de pacientes con DMD.

"HOPE-2 es el primer ensayo clínico que prueba la terapia celular sistémica en la DMD", destaca Craig McDonald, investigador principal nacional del ensayo, autor principal del estudio y profesor y presidente de medicina física y rehabilitación y profesor de pediatría en UC Davis Health.

"El ensayo produjo una estabilización estadísticamente significativa y sin precedentes tanto del deterioro del músculo esquelético que afecta a los brazos como del deterioro de la estructura y la función del corazón en pacientes con DMD no ambulatorios", añade.

En el ensayo clínico de fase II, los investigadores utilizaron las células alogénicas derivadas de la cardiosfera (CDC) CAP-1002 de Capricor Therapeutics, obtenidas de músculos cardíacos humanos. Estas células pueden reducir la inflamación muscular y mejorar la regeneración celular.

"El mecanismo principal de la terapia con CAP-1002 es ayudar a reducir los graves problemas de inflamación crónica de la enfermedad, disminuir la fibrosis y mejorar la regeneración muscular, y así mantener o mejorar la función crítica del corazón y del músculo esquelético", apunta McDonald.

El ensayo examinó la eficacia y la seguridad a largo plazo de las infusiones intravenosas repetidas de CAP-1002 para el tratamiento de la DMD en fase avanzada. Se inscribieron 20 pacientes con DMD en siete centros estadounidenses. Los participantes tenían al menos 10 años de edad con debilidad moderada en los brazos y las manos. Fueron asignados aleatoriamente a recibir CAP-1002 o un placebo cada tres meses durante un año, con un total de cuatro infusiones.

El equipo evaluó la función de las extremidades superiores mediante la escala Performance of Upper Limb (PUL) de función motora para la DMD, la función cardíaca mediante resonancia magnética (RM) cardíaca, medidas de espirometría de la función respiratoria y biomarcadores circulantes.

También evaluaron la PUL de los participantes en su primera infusión y después de un año. Midieron el cambio en las puntuaciones de la PUL de nivel medio/codo entre estas dos lecturas. El estudio encontró un cambio favorable significativo en los participantes que recibieron CAP-1002, en comparación con los que recibieron el placebo. Hubo mucho menos deterioro de la función muscular de las extremidades superiores en el grupo tratado con células.

La resonancia magnética cardíaca también mostró que la estructura y la función del corazón parecían mejorar en los participantes que recibieron CAP-1002.

"Aquí mostramos la promesa de la terapia celular en la prevención de la progresión de la enfermedad cardíaca en una enfermedad genética rara, pero hay buenas razones para creer que tal terapia puede un día también ser utilizado para las formas más comunes de la insuficiencia cardíaca", señala el coautor Eduardo Marbán, un investigador pionero del corazón que descubrió por primera vez que los CDC podría ser útil en el tratamiento de la DMD. Es profesor distinguido de la Fundación Familiar Mark Siegel y director ejecutivo del Instituto del Corazón Smidt del Centro Médico Cedars-Sinai de Los Ángeles.

McDonald y colaboradores de otros centros de Estados Unidos están poniendo en marcha un ensayo clínico de fase III, HOPE-3. El objetivo de este estudio es confirmar la eficacia de CAP-1002 en una cohorte mayor de pacientes.

"La FDA ha señalado que un estudio de fase III más amplio sería el siguiente paso para conseguir la aprobación del fármaco. Necesitamos confirmar la durabilidad terapéutica y la seguridad del CAP-1002 más allá de 12 meses para el tratamiento de la degeneración muscular en el corazón y el esqueleto", explica McDonald.

La DMD es un trastorno que afecta a 1 de cada 5.000 personas, en su mayoría varones. Suele manifestarse en la primera infancia y provoca una debilidad progresiva y una inflamación crónica de los músculos esqueléticos, cardíacos y respiratorios, y retrasa hitos como sentarse y caminar. Los pacientes suelen perder la capacidad de caminar en la adolescencia y desarrollan complicaciones cardíacas y pulmonares a medida que envejecen.

Los tratamientos son limitados y no se conoce ninguna cura. Las terapias actuales dirigidas a los músculos esqueléticos no son tan eficaces para tratar el músculo cardíaco debilitado por la DMD. Una terapia que estabilice o invierta el deterioro del corazón, a la vez que mejore la función de las extremidades superiores, sería única en su capacidad para abordar la tremenda carga de la enfermedad que se observa en los pacientes con DMD avanzada.

"Esta terapia basada en células es innovadora en el sentido de que aborda las necesidades críticas de los pacientes con la carga más grave de la enfermedad y estabiliza tanto la función de las extremidades superiores como la del corazón. Las terapias que abordan las últimas etapas de la enfermedad pueden tener un enorme impacto en la calidad de vida de los niños y jóvenes con DMD y disminuir la carga de los cuidados para sus familias", subraya McDonald.