Actualizado 23/02/2012 15:54 CET

La tasa por receta genera consenso en el sector sanitario, aunque la ve insuficiente

El Secretario De Estrategia Y Coordinación De La Conselleria De Salud, F.Sancho
EUROPA PRESS

BARCELONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La tasa por receta farmacéutica genera un alto grado de consenso en la mayor parte de agentes del sector sanitario, si bien la mayoría considera que el tique moderador que las farmacias catalanas cobrarán a partir del mes de mayo es todavía insuficiente respecto al problema de financiación del sistema.

En el marco del desayuno 'Feedback Today' en el Hotel Comtes de Barcelona, el secretario de Estrategia y Coordinación de la Conselleria de Salud de la Generalitat, Francesc Sancho, ha señalado que esta tasa de un euro por receta "no es la solución, ni una gran solución", sino una iniciativa complementaria que aporta una gran capacidad de liderazgo a Cataluña.

El presidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Josep Prat, ha descartado que el tique se convierta en el inicio de cambio de paradigma que necesita el sector sanitario, fuertemente afectado por una crisis de financiación, y en su discurso ha apostado por tratar la auténtica dolencia del sistema sanitario y no los síntomas.

La presidenta de la Coordinadora de Usuarios por la Sanidad (CUS), Carme Sabaté, ha cargado contra la "inequidad" que supondrá la implantación del tique en el caso de los parados y perceptores de pensiones bajas que, a diferencia de los enfermos crónicos y perceptores de la renta mínima de inserción, no quedarán exentos de esta tasa.

Sabaté ha pedido valentía al Gobierno catalán para que "reconozca que el tique no es disuasorio, sino recaudatorio", y ha alertado sobre el caso de pacientes que podrían dejar de seguir un tratamiento por los costes derivados.

La directora de Gestión de Control de Asistencia Sanitaria, Rosa Delgado, ha defendido que "pone en valor" la corresponsabilización sobre lo que cuestan las cosas tanto de cara a los usuarios como de los profesionales.

Asimismo, ha tendido una lanza a favor del copago que ya realiza un 23% de la población catalana que cuenta con una mutua privada de salud.

Sancho ha insistido en que el tique tendrá un límite de 62 euros al año y cinco euros cada mes, si bien quedarán exentos de esta tasa los fármacos o productos farmacéuticos de menos de 1,67 euros.

El presidente del Consorci de la Salut i Social de Catalunya, Manel Ferré, ha apostado por resolver la infrafinanciación del sistema solventando, en primer lugar, las ineficiencias del mismo y ha visto con buenos ojos esta mayor corresponsabilización del paciente.

Por su parte, el director del Hospital de Granollers, Rafel Lledó, se ha decantado por aplicar esta corresponsabilización en otros ámbitos, además de la farmacia, al argüir que ya ha pasado el tiempo para realizar grandes debates y es hora de aplicaciones.

LOS MÉDICOS ADVIERTEN SOBRE BARRERAS

El vicepresidente del sindicato Metges de Catalunya, Francesc Duch, ha visto con buenos ojos de entrada cualquier medida que dote de más recursos económicos un sistema sanitario "infradotado", siempre y cuando no excluya a pacientes que no puedan costear lo que se establece como una nueva barrera, ha insistido.

En esta línea, ha constatado que la recaudación de 83 millones de euros a través de esta tasa "es muy poco dentro de un gasto de farmacia de 1.000 millones de euros".

Desde el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), el director corporativo de la institución, Marc Soler, también ha puesto como condiciones el nivel de renta y la patología crónica como elemento para excluir a los pacientes de esta mayor corresponsabilización.

También ha planteado la creación de organizaciones más pequeñas para optimizar la comunicación, gestión y adaptación a las necesidades territoriales y mejorar la comunicación de los distintos niveles asistenciales.