Los suplementos que estimulan la producción de testosterona no funcionan

Publicado 26/06/2019 18:56:02CET
Hombre, señor, testosterona
Hombre, señor, testosteronaGETTY - Archivo

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) ha evidenciado que los suplementos de producción de testosterona, usados por hombres que quieren mejorar su líbido o aumentar su masa corporal, no son eficaces y no pueden ser en ningún caso una alternativa real a la terapia tradicional de reemplazo de testosterona.

"Muchos suplementos en el mercado simplemente contienen vitaminas y minerales, pero no hacen nada para mejorar la testosterona. A menudo, la gente puede ser vulnerable al componente de marketing de estos productos, lo que hace difícil descubrir qué es un mito y qué es la realidad", explica Mary K. Samplaski, autora principal del trabajo, que se ha publicado en la revista 'The World Journal of Mens Healts'.

La testosterona es la principal hormona sexual masculina y la razón por la cual los hombres producen esperma, desarrollan características como voz grave, hombros anchos y pecho peludo. Después de los 30 años, la mayoría de los hombres experimentan una disminución gradual de la testosterona, lo que a veces hace que estas características disminuyan o que aparezcan nuevos síntomas, como la disfunción eréctil. En un intento por hacer retroceder el tiempo, algunos hombres recurren a este tipo de suplementos.

Los investigadores realizaron una búsqueda en Google con el término de búsqueda 'suplementos de testosterona', imitando así una búsqueda típica en Internet para alguien que buscaba aumentar los niveles de testosterona, y luego seleccionaron los primeros 50 productos que aparecieron. Luego, el equipo revisó la literatura científica publicada sobre la testosterona y los 109 componentes encontrados en los suplementos. El zinc, el extracto de fenogreco y la vitamina B6 fueron tres de los componentes más comunes.

El equipo también comparó el contenido de cada suplemento con la dosis diaria recomendada de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y el nivel de ingesta tolerable superior (UL) establecido por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Mientras que el 90 por ciento de los suplementos de refuerzo de testosterona afirmaron aumentar su producción los investigadores encontraron que menos del 25 por ciento de los suplementos tenían datos que apoyaban sus afirmaciones. Muchos también contenían altas dosis de vitaminas y minerales, a veces más de lo tolerable.

A diferencia de los medicamentos, los suplementos no están destinados a tratar, diagnosticar, prevenir o curar enfermedades, según la FDA. Como tal, los investigadores piden más regulación en torno a los suplementos que estimulan la testosterona para proteger a los consumidores.

Contador