Suplementos dietéticos en el deporte: ¿hasta qué punto pueden ser contraproducentes?

DEPORTE, SUPLEMENTO DIETÉTICO NUTRICIONAL. BATIDO DE PROTEINAS
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MOTORTION
Publicado 02/12/2018 7:59:52CET

    MADRID, 2 Dic. (EDIZIONES) -

    Los suplementos ergonutricionales o suplementos dietéticos son productos que contienen un nutriente o grupo de nutrientes que mejoran el rendimiento deportivo al tomarlos y que no ejercen efectos perjudiciales sobre la salud del paciente, se recomienda que estén prescritos por un experto en la materia.

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus el dietista-nutricionista del departamento de Enfermería de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Alicante, el profesor José Miguel Martínez Sanz, quien asegura que estos deben estar indicados por un especialista, entre otras razones, porque en algunos casos pueden dar positivo en los controles antidopaje o producir problemas digestivos, por ejemplo.

   “Cuando hablamos de suplementos lo primero que pensamos son las proteínas, en los conocidos como ‘botes de pintura’, unos botes grandes con proteína en polvo. Pero también lo son las bebidas de reposición de hidratos de carbono y minerales o aquellas con electrolitos, o los geles deportivos. También los nutrientes concretos como la creatina o cafeína, o lo último más en boga el zumo de remolacha o los probióticos. Aunque también pueden serlo los suplementos de vitaminas, minerales y hierro”, advierte el especialista.

   Además, argumenta que debe ser un especialista el que lo indique por que sólo son efectivos si se siguen unos determinados protocolos. “No por tomarlos directamente ya mejora nuestro rendimiento deportivo”, asegura, a la vez que precisa que en función del tipo de competición, del rendimiento del deportista, pueden servir unos u otros.

   En el caso concreto de los suplementos de proteínas, generalmente en botes grandes que venden en tiendas específicas, Martínez indica que pueden ser útiles como parte del aumento de la masa muscular, para la recuperación de un ejercicio, o tras eventos de 12-24 horas, por ejemplo.

   “La gente muchas veces los compra pero sin ningún asesoramiento, sin revisar la alimentación antes. Otro de los problemas que también puede surgir si no te lo prescribe un experto es que estos botes también presentan otras sustancias, aparte de la proteína, cuyo consumo excesivo puede ser perjudicial en determinados casos”, resalta el especialista.

   Por ello, el miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética insiste en la necesidad de que, antes de tomar cualquier suplemento, siempre se debe acudir a un dietista-nutricionista si se van a tomar a nivel de alimentación, y si es por ejercicio físico a un profesional graduado de la Actividad física y el deporte, que suelen estar en los centros deportivos, o que tienen sus consultas aparte.

   Otro ejemplo de suplemento ergonutricional que se emplea en el deporte podrían ser la creatina o la cafeína, empleadas en deportes de resistencia tipo triatlón, ya que uno de sus efectos es retrasar el cansancio o la fatiga, o bien reducir la percepción del esfuerzo.

   En cuanto a los geles deportivos, que aportan energía por hidratos de carbono, el dietista-nutricionista explica que representan una fuente energética en pruebas de larga duración como la maratón, el triatlón de larga distancia, o las carreras por montaña, por ejemplo.

   “Lo fundamental es alimentarse bien, entrenar adecuadamente, descansar y después habría que valorar el uso de estos suplementos, pero teniendo en cuenta sobre todo la alimentación y el entrenamiento del deportista”, reitera Martínez.

VACÍO LEGAL SOBRE SU PRESCRIPCIÓN

   Considera que hay un vacío legal en torno a la prescripción de los mismos porque como están catalogados como ‘complementos dietéticos’ pueden venderse libremente y sin consejo en supermercados o parafarmacias, por ejemplo. “Debe ser un profesional de la salud quien deba recomendar su uso, por su condición de complementos dietéticos, y mejor si estos trabajan en el ámbito deportivo”, indica.

   Asimismo, destaca que hay otro problema, el tema de la publicidad y sobre todo la ‘on line’ ya que, al no existir una regulación clara sobre todos estos productos, muchas empresas pueden lanzar mensajes en el propio etiquetado del producto que exageran las propiedades que estos puedan tener.

   En concreto, dice que sí hay regulación sobre las propiedades de la cafeína, las bebidas de reposición, la vitamina C, las de proteínas, aunque lamenta que muchas veces, a pesar de ello, sí que se emplean mensajes que exageran sus propiedades o se añaden otros que no son verdad.

   “Otro problema es que cuando lanzan estos mensajes y llegan a muchas personas que no sean deportistas profesionales, al empezar a correr por ejemplo se toman la creatina o el batido de proteínas cuando no son necEsarios. Parece que incitan a su consumo”, remarca el experto de la Academia Española de Nutrición.

   Por todo ello, ve importante que los estados miembros de la UE valoren una legislación específica sobre todos los suplementos ergonutricionales. “La normativa vigente permite integrar sustancias que no mejoran el rendimiento deportivo, sustancias que las incorporan y que lanzan mensajes que inducen al error a las personas”, sostiene Martínez.

Contador