Publicado 07/06/2021 12:36CET

SIGRE ha evitado la tala de 165.000 árboles en sus 20 años, el equivalente a diez parques del Retiro

Archivo - Una consumidora deposita residuos de medicamentos en un punto SIGRE.
Archivo - Una consumidora deposita residuos de medicamentos en un punto SIGRE. - ALBA GARCIA / ALBA GARCIA - Archivo

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

SIGRE, el Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor del sector farmacéutico, ha evitado la tala de hasta 165.000 árboles en sus 20 años de existencia, lo que equivale a diez parques del Retiro de Madrid.

Así lo ha explicado su presidente y director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, en rueda de prensa este lunes, con motivo del 20 aniversario durante el mes de junio de esta iniciativa, el mayor proyecto colaborativo del sector farmacéutico para velar por la salud de la sociedad y del entorno.

Tal y como ha detallado su director general, Juan Carlos Mampaso, en SIGRE participan 336 laboratorios, las 22.000 farmacias españoles y 143 almacenes de distribución que recogen los residuos directamente en las oficinas de farmacia. Así, el 99 por ciento de los ciudadanos tien cerca un punto SIGRE para reciclar sus medicamentos.

Puesto en marcha en 2001 fruto de la colaboración entre la industria farmacéutica, las farmacias y las empresas de distribución farmacéutica, SIGRE gestiona un sistema eficiente para el correcto reciclado de los envases, vacíos o con restos de medicamentos, en el que participan todos los agentes del sector. Su actividad está supervisada y tutelada por las autoridades ambientales a través de las consejerías de Medio Ambiente de las distintas comunidades y ciudades autónomas.

Mampaso ha explicado que tienen un doble objetivo: "Medioambiental, evitar que los residuos de medicamentos y sus envases se tiren a la basura o por el desagüe, con el consiguiente riesgo de contaminación de nuestros suelos y aguas. Y socio-sanitario, para favorecer la no acumulación de medicamentos en los hogares y sensibilizar sobre los riesgos sanitarios derivados del uso inadecuado de los mismos".

El funcionamiento de SIGRE se basa en un proceso de logística inversa, en el que se aprovecha la entrega de nuevos medicamentos a la farmacia para realizar la recogida de los residuos depositados en el punto SIGRE. A través de este modelo se consigue reducir las emisiones de CO2 generadas por el transporte de los residuos y se garantiza el control farmacéutico para evitar sustracciones o su uso ilícito.

Arnés ha resaltado la importancia de la colaboración para el éxito del proyecto. "Estamos logrando los objetivos que nos habíamos planteado gracias a la concienciación de los españoles de lo dañino que es tirar por el desagüe los restos de medicamentos. Aquí la palabra colaboración cobra todo su sentido", ha remachado.

De esta forma, según sus cifras, se ha conseguido ahorrar 350 millones de kilovatios/hora en estos veinte años, es decir, "el consumo de luz de todo un año de una ciudad como Cádiz". "Son cantidades muy relevantes que indican el compromiso de SIGRE. Después de 20 años, hemos alcanzado objetivos muy importantes, hemos contribuido a que los Objetivos de Desarrollo Sostenible estén presentes en nuestro sector", ha resaltado.

Asimismo, ha indicado que través de los planes de prevención de envases que elabora SIGRE y mediante la aplicación de 2.988 iniciativas de ecodiseño, "se ha logrado reducir el peso de los envases farmacéuticos en más de un 25 por ciento.

Por su parte, Matilde Sánchez, vicepresidenta de SIGRE y presidenta de Fedifar, ha aplaudido el papel de los mayoristas farmacéuticos en la recogida, transporte y custodia de envases vacíos o con restos de medicamentos, que "ha sido clave para el desarrollo y funcionamiento de un sistema que ha cambiado los hábitos de los ciudadanos".

En última instancia, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Jesús Aguilar, ha apuntado que "los farmacéuticos contribuyen a través de SIGRE a los Objetivos de Desarrollo Sostenible". "Las farmacias como puntos de recogida de envases y residuos de medicamentos hacen posible que en España, durante los últimos 20 años, se hayan dejado de emitir 44.000 toneladas de CO2", ha añadido al respecto.