La semaglutida puede reducir el peso significativamente y reducir el tamaño de la cintura en adultos con sobrepeso

Archivo - Obesidad
Archivo - Obesidad - ALEXANDR MUŞUC/ ISTOCK - Archivo
Publicado: martes, 14 mayo 2024 17:37

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

Dos importantes estudios basados en el mayor y más prolongado ensayo clínico sobre los efectos de la semaglutida en el peso constatan que los pacientes perdieron una media del 10 por ciento de su peso corporal y más de siete centímetros de cintura al cabo de cuatro años.

La pérdida de peso fue clínicamente significativa en hombres y mujeres de todas las razas, edades y tamaños corporales, en todas las regiones, con una menor tasa de acontecimientos adversos graves en comparación con el placebo.

Más de la mitad de los adultos que tomaron semaglutida descendieron al menos una categoría de IMC al cabo de dos años, frente al 16 por ciento que recibieron placebo; y el 12 por ciento alcanzó un IMC saludable (25 kg/m2 o menos), frente al 1 por ciento del grupo placebo.

Los resultados también indican que la semaglutida aporta beneficios cardiovasculares independientemente del peso inicial y de la cantidad de peso perdido, lo que sugiere que incluso los pacientes con obesidad leve o los que no pierden peso pueden obtener alguna ventaja.

Los estudios se presentarán en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO) de este año, que se celebrará en Venecia (Italia) del 12 al 15 de mayo.

El primer nuevo estudio, dirigido por la profesora Donna Ryan, del Centro de Investigación Biomédica Pennington de Nueva Orleans (Estados Unidos), y publicado simultáneamente en 'Nature Medicine', examina los efectos a largo plazo de la semaglutida sobre el peso. El segundo estudio, dirigido por el profesor John Deanfield, del University College de Londres (Reino Unido), investiga si los beneficios cardiovasculares están relacionados con el peso inicial o con la cantidad de peso perdido.

La semaglutida es un medicamento con GLP-1 que se receta principalmente a adultos con diabetes de tipo 2, pero también está aprobado para la pérdida de peso en personas con obesidad o sobrepeso que tengan al menos otro problema de salud.

Esta clase de medicamentos simulan las funciones de las hormonas incretinas naturales del organismo, que ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre después de una comida. El ajuste de estos niveles hormonales también puede hacer que las personas se sientan saciadas y, al hacerlo, ayuda a reducir su ingesta diaria de calorías.

En 2023, el ensayo 'SELECT' informó de que los adultos con sobrepeso u obesidad pero sin diabetes que tomaron semaglutida durante más de 3 años tuvieron un riesgo un 20 por ciento menor de sufrir un infarto de miocardio, un ictus o la muerte por enfermedad cardiovascular, y perdieron una media del 9,4 por ciento de su peso corporal.

Entre octubre de 2018 y junio de 2023, se inscribieron 17.604 adultos (de 45 años o más; 72% hombres) de 804 centros de 41 países con sobrepeso u obesidad (IMC de 27 kg/m2 o superior), que fueron tratados con semaglutida (2,4 mg) o placebo durante una media de 40 meses. Habían sufrido previamente un infarto de miocardio, un ictus y/o padecían arteriopatía periférica, pero no tenían diabetes de tipo 1 ni de tipo 2 cuando se incorporaron al estudio.

Los investigadores examinaron marcadores de obesidad que incluyen la composición corporal y la distribución de la grasa (perímetro de la cintura y relación perímetro de la cintura/estatura [WHtR]), en lugar de solo el IMC, para ayudar a aclarar el efecto de la semaglutida sobre la grasa abdominal central, que se ha demostrado que causa mayor riesgo cardiovascular que la obesidad general.

"Nuestro análisis a largo plazo de semaglutida demuestra que la pérdida de peso clínicamente relevante puede mantenerse durante cuatro años en una población geográfica y racialmente diversa de adultos con sobrepeso y obesidad, pero no con diabetes", afirma el profesor Ryan.

"Este grado de pérdida de peso en una población tan amplia y diversa sugiere que puede ser posible incidir en la carga de salud pública de múltiples enfermedades relacionadas con la obesidad. Aunque nuestro ensayo se centró en los episodios cardiovasculares, muchas otras enfermedades crónicas, incluidos varios tipos de cáncer, la osteoartritis y la ansiedad y la depresión, se beneficiarían de un control eficaz del peso", ha añadido.

En el grupo de semaglutida, la pérdida de peso continuó hasta la semana 65 y se mantuvo durante 4 años; los participantes perdieron una media del 10,2 por ciento de su peso corporal y 7,7 cm de cintura, frente al 1,5 por ciento y 1,3 cm, respectivamente, en el grupo placebo.

Del mismo modo, en el grupo de semaglutida, el índice medio de masa corporal disminuyó un 6,9 por ciento, frente al 1 por ciento del grupo placebo. Sin embargo, las mujeres que tomaron semaglutida tendieron a perder más peso de media que los hombres, y los pacientes asiáticos perdieron menos peso de media que los de otras razas.

Contador