Publicado 26/10/2021 14:06CET

SEFAP reivindica la figura del farmacéutico para la revisión de la medicación centrada en la persona

Archivo - SEFAP sostiene que el Farmacéutico de Atención Primaria es un profesional con “un ámbito de actuación excelente para dar soporte a los profesionales en sus decisiones farmacoterapéuticas y contribuir a conseguir pacientes informados
Archivo - SEFAP sostiene que el Farmacéutico de Atención Primaria es un profesional con “un ámbito de actuación excelente para dar soporte a los profesionales en sus decisiones farmacoterapéuticas y contribuir a conseguir pacientes informados - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) ha reivindicado la figura del farmacéutico de atención primaria (FAP) dentro del equipo multidisciplinar de salud responsable de la atención del paciente crónico.

En este sentido, la organización resalta que el profesional farmacéutico tiene "un ámbito de actuación excelente para dar soporte a los profesionales en sus decisiones farmacoterapéuticas" y así contribuir a conseguir pacientes informados, autónomos y comprometidos con sus tratamientos.

Dicha reclamación se enmarca en la presentación del documento 'Posicionamiento SEFAP en la revisión de la medicación centrada en la persona', que se ha analizado durante la primera jornada del segundo Encuentro en la red SEFAP 2021, bajo el lema 'Conectados con el FAP' se celebra en cuatro sesiones distribuidas entre el
18 de octubre y el 14 de noviembre.

"La SEFAP está muy comprometida con este aspecto de la revisión de la medicación centrada en el paciente. Cabe recordar que ya en el año 2012 impulsó la formación clínica de sus asociados en la revisión de medicación a través de las Aulas FAP y de la publicación del libro Elementos básicos del abordaje de la medicación en el paciente crónico: información al paciente, conciliación, revisión y adherencia. Este es un paso más tras la constitución en 2018 del grupo de trabajo de revisión de la medicación de la SEFAP y es una consecuencia de los resultados de una encuesta realizada a todos los farmacéuticos de primaria en 2019 para conocer el grado de implementación del proceso de revisión y la metodología empleada por nuestro colectivo en las distintas comunidades autónomas", ha explicado una de las coordinadoras del documento, Amado Guirado.

Según el citado documento, la revisión de la medicación se define como un examen crítico y estructurado del régimen terapéutico de un paciente con el fin de optimizar su impacto sobre la salud y minimizar los riesgos asociados a la polimedicación. Esta revisión debe ser realizada por un equipo multidisciplinar como mínimo una vez al año, de acuerdo con la evolución de la enfermedad y la
respuesta de la persona al tratamiento, de forma conjunta con el paciente o bien buscando su consentimiento y debe ser personalizada y focalizada en sus necesidades.

De hecho, la encuesta revela que el 88,7 por ciento de los farmacéuticos de atención primaria aseguran que la revisión de la medicación está incluida en su actividad profesional habitual, empleando tres de cada cuatro la metodología basada en criterios implícitos (revisión centrada en la persona) para realizarla (un 68% de ellos en base a la metodología propuesta por la SEFAP). Este tipo de revisión se aplica mayoritariamente, según muestran los resultados de la encuesta, en los pacientes con cronicidad compleja, frágiles y/o en situación de final de vida que, según Ester Amado, "son los que más se benefician de este tipo de revisión".

CUATRO ETAPAS DE LA REVISIÓN DE LA MEDICACIÓN CENTRADA EN LA PERSONA

En detalle, el documento 'Posicionamiento SEFAP en la revisión de la medicación centrada en la persona' propone una metodología en cuatro etapas que permite sistematizar este proceso que debe ser
llevado a cabo por un equipo multidisciplinar constituido por profesionales médicos, de enfermería, de farmacia de atención primaria y de trabajo social.

En primer lugar, la primera etapa, denominada de valoración centrada en la persona, es en la que se establece el objetivo terapéutico y para lo cual, es necesario un trabajo de cooperación entre el equipo multidisciplinar y el paciente. El objetivo terapéutico deberá estar alineado con el objetivo asistencial del paciente.

La segunda etapa, de Valoración centrada en los problemas de salud, incluye la necesidad de identificar y jerarquizar los problemas de salud del paciente, asociar los medicamentos a cada
problema de salud, y clasificar cada fármaco en función de su objetivo de prescripción. Por su parte, la tercera etapa, la de Valoración centrada en el medicamento, el documento propone la
valoración de cada uno de los fármacos del plan fármacoterapéutico del paciente según el algoritmo SEFAP, que incluye cuatro dimensiones: necesidad, efectividad, adecuación y seguridad.

Por último, la cuarta y última etapa, titulada Propuesta de un plan farmacológico individualizado, incluiría el diseño de
ese plan individualizado de revisión de la medicación que el médico no sólo ha de comunicar al paciente, sino que también debe buscar su acuerdo y promover su implicación en la toma de decisiones.