El sector del cigarrillo electrónico ha facturado en el último año más de 24,6 millones de euros en España

Actualizado 07/10/2014 1:06:38 CET
CEDIDA

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sector del cigarrillo electrónico ha facturado en el último año más de 24,6 millones de euros en España; además, pese a la coyuntura económica y la inestabilidad por su escasa regulación, a día hoy emplea a 3.000 personas de manera directa y casi 4.000 de forma indirecta, según informe del sector elaborado por la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE).

El presidente de ANCE, Manuel Muñoz, relaciona estos buenos datos con el trabajo desarrollado en el sector en los últimos 10 años, así como al esfuerzo y dedicación de los actores que lo conforman. En su opinión, el sector "ha recorrido un camino largo y complejo hasta alcanzar una regulación razonable y justa tanto en España como en Europa".

Por facturación la que mayores ventas tiene con más de 4,5 millones de euros es Andalucía, le sigue la Comunidad Valenciana (3,9 millones), Cataluña (3,7 millones), Madrid (3 millones), Baleares (2,2 millones), Aragón (936.000 euros) y País Vasco (780.000 euros). Les sigue Castilla y León, Murcia y Canarias con 702.000 euros de factura cada una; detrás Castilla-La Mancha y Galicia con 624.000 euros, seguidas de Extremadura (546.000 euros), Asturias (468.000 euros), Navarra y Cantabria (390.000 euros), y La Rioja con 312.000 euros.

El sector alcanza más de 3.100 puntos de venta, siendo la comunidad autónoma de Andalucía la que cuenta con más establecimientos especializados en el producto (580), seguida de la Comunidad Valenciana (500), Cataluña (480), Madrid (390), Baleares (290), Aragón (120), País Vasco (100). Por debajo de la centena de establecimientos se cuenta Castilla y León (90), Murcia (90), Canarias (90), Castilla-La Mancha (80), Galicia (80), Extremadura (70), Asturias (60), Navarra (50), Cantabria (50) y La Rioja (40).

"Se trata de datos para ser optimistas pero también para ser prudentes, cautelosos y seguir trabajando en todos los frentes: seguridad del producto, profesionalización del sector y legislación", afirma Muñoz.

"El sector va dando paso", según sostiene, gracias a la aprobación de la Directiva europea que otorga por fin un estatus propio al ecigarrillo bajo una reglamentación específica de este producto, diferente del tabaco y distintas a los productos farmacéuticos, y al mismo tiempo a la futura puesta en marcha en España de esta regulación.

Muñoz, que afirma ser optimistas, se muestra comprometido con la sociedad, la comunidad científica y la Administración, para terminar de dar a este producto el espacio adecuado. A partir de ahora ya podemos trabajar para asumir los objetivos marcados en el sector e, incluso, desde la Asociación estamos ya modulando una guía de autorregulación del sector", afirma.

Respecto a qué le falta a este sector, que estima cuenta ya con entre 600.000 y 800.000 usuarios, señala la clara necesidad de fomentar una sensibilización a corto plazo danto una información clara del producto. "Falta de información sobre el producto, la escasa profesionalización de algunos establecimientos y la no regulación del sector ha debilitado la imagen del sector y han propiciado críticas y falsos mitos", afirma.

ACTUAL REGULACIÓN: "EL MARCO IDÓNEO MÍNIMO"

En este momento, la Ley se encuentra en tramitación en el Senado, pero el máximo responsable de ANCE comenta al respecto que "la Cámara Baja tiene competencia legislativa plena para dotar y consumar un marco regulatorio exhaustivo del cigarrillo electrónico".

En este sentido, sostiene que "con la nueva regulación y, sobre todo, el potencial y la experiencia de la industria, se ha logrado dotar al sector de coherencia y orden, competitividad equilibrada, calidad en el producto y mayor protección, tanto para los consumidores, los menores como para la industria".

"Se trata, por tanto, de un momento clave ya que si sigue el curso legislativo y se mantiene la situación del sector tal y como está puede dar un impulso a este segmento, generar más empleo e incrementar la inversión I+D+i", añade.

Al respecto Muñoz señala que las condiciones regulatorias aprobadas por la Eurocámara y el Congreso de los Diputados son "el marco idóneo mínimo para que el sector siga creando empleo, incentivando la inversión en I+D+i y ayudando a la dinamización e impulso de la economía española".

En cuanto a producto, aclara que no tiene propiedades terapéuticas, "no es un medicamento ni forma parte de ningún tratamiento médico como método para dejar este hábito", del mismo modo afirma que "el 'e-cigarrillo' tampoco puede considerarse un producto derivado del tabaco, ni tabaco, ya que la nicotina líquida que contiene, junto con el resto de componentes, no produce una combustión, como ocurre cuando fumas tabaco".